IVAN MERZ – NOVENA

IVAN MERZ – NOVENA

Traducción realizada por la académica licenciada Carmen Vrljicak Verlichak a pedido del padre Bozidar Nagy S.J.

Oración introductoria

Señor Dios, Nuestro Padre celestial, empezamos esta novena en honor de tu siervo fiel, el beato Ivan Merz, que te alabó en la tierra y fue motivo de tu alabanza. Con él nos regalaste un precioso ejemplo de santidad y nos animas a ir por su camino de fidelidad según el Santo Evangelio. Por su intercesión concédenos la gracia necesaria para el ejercicio de nuestros deberes y la gracia que pido en esta novena. Ayúdanos a que, como el beato Ivan Merz, procuremos vivir una vida santa. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.

Primer dia

VIDA – MUERTE – FINITUD – ETERNIDAD

Beato Ivan Merz, al meditar sobre el misterio de la vida y la muerte, ya desde jovencito comprendiste la finitud de todo lo terrenal. Siempre tuviste en tu pensamiento la eternidad. En la guerra te enfrentaste todos los días con el sufrimiento y la muerte, y por la gracia de Dios cambiaste totalmente tu mirada sobre el mundo. En el único lugar donde encontraste respuestas a las preguntas fundamentales de la vida fue en la religión católica. Llevado por la gracia de Dios, miraste con prudencia la vida y nos dejaste estos estimulantes pensamientos sobre la finitud. Escuchamos cómo hoy nos hablas a través de tus meditaciones.

Pensamientos del beato Ivan sobre la fugacidad de la vida y sobre la eternidad:

  • Esta vida es sólo una corta preparación para la eternidad.
  • Debemos intentar enriquecer este corto tramo que vivimos con una vida ascética.
  • Esta vida es sólo una fase transitoria hacia la vida duradera.
  • El dolor, el sufrimiento y la visión de tantos miles de mutilados, muertos y quemados lavan del hombre todo lo pasajero y de una manera enérgica le sugieren el verdadero sentido de la vida.
  • La pregunta más importante para el hombre es acerca de la muerte.
  • La vida no es disfrute, sino sacrificio.
  • El hombre es aquí solamente un viajero. su verdadero destino no es en esta tierra, está llamado para algo más.
  • En eso reside la filosofía de la felicidad: debemos poner la mira de todos nuestros deseos en ese otro mundo.
  • Hay que dirigir todas las fuerzas de esta vida hacia la vida que viene después de la estadía en la tierra.
  • Utilicemos toda nuestra energía para salvar nuestra alma y, en cuanto sea posible, la de nuestros prójimos.

Oremos

Señor Dios, Tú has iluminado a tu siervo el beato Ivan para que comprenda el sentido de la vida y encuentre respuestas a todas las preguntas a la luz de la fe cristiana. Después de muchas meditaciones, él comprendió que esta vida terrenal es sólo una preparación para la vida celestial en la que él ya entró. Por su intercesión Te pedimos que también nos concedas la gracia de una mirada iluminada sobre esta vida, para que seamos conscientes de la fugacidad de esta y para que la aprovechemos lo mejor posible para la eternidad. Que nada nos aparte de la vida eterna hacia la que viajamos y a la que ya entró tu siervo Ivan. Te lo pedimos por nuestro Señor Jesucristo. Amén.

Dios de los cielos, con el beato Ivan Merz nos diste un gran ejemplo de virtudes cristianas. Con su vida santa, él nos mostró de qué manera, con la ayuda de Tu gracia, podemos alcanzar la santidad de la vida siendo laicos. Ayúdanos para que, animados por su amor a Cristo y a la Iglesia, vayamos por el camino de la santidad y heredemos su entusiasmo apostólico en la propagación de Tu Reino. Por su intercesión, concédeme la gracia especial por la que ahora pido… si esto es para beneficio de mi salvación eterna y para Tu gloria. Por nuestro Señor Jesucristo. Amén. Padrenuestro, Ave Maria y Gloria.

Agregar las Letanías del beato Ivan Merz

 

Segundo día

DIOS Y LA RELIGIÓN

Beato Ivan, fuiste educado en un ambiente liberal y recién al final de tu educación secundaria comenzaste a pensar seriamente en los temas religiosos. Contemplaste a tu alrededor el mundo creado, especialmente el universo, y supiste que hay un Creador que todo lo rige. A través de tus cavilaciones, a través de la contemplación de la naturaleza y a través del arte llegaste al conocimiento de la importancia de la religión verdadera para tu vida y la encontraste solamente en la fe católica, a la que luego dedicaste toda tu vida. Nos dejaste hermosos pensamientos de tu ascenso hacia Dios, quien cada vez más te atrajo con Su gracia, y tú le respondiste con presteza. De tus pensamientos percibimos la luz de la gracia de Dios que iluminó tu mente:

Reflexiones del beato Ivan acerca de Dios

  • Todas las maravillas del mundo y toda la naturaleza llevan al conocimiento de que todo es del Espíritu infinito, el ideal de la humanidad, de la verdad, la bondad y la belleza.
  • Creo en el Señor Dios todopoderoso, creo que Él es el Espíritu perfecto.
  • ¡Dios, ¡cuánto te quiero! ¡Cuánto agradezco que ahora me colmes el alma de una total dulzura! Así como respira mi alma, así como vuela, quisiera rasgar mi pecho y subir para unirse eternamente a Ti.
  • La contemplación de Dios y de sus verdades reveladas es el mejor empleo del tiempo.
  • La felicidad absoluta está solamente en Dios.
  • Hay un Dios que obra sin cesar en las almas.
  • El hombre, que es el señor de toda la naturaleza, tiene el derecho de que ella le sirva, pero tiene la obligación de dar por ella todo honor y toda gloria a Nuestro Dios, el Amo de todo.

Oremos

Señor Dios, Tú has iluminado a tu siervo el beato Ivan; llevado por tu misericordia, él encontró el camino hacia Ti. Te mostraste a través de las bellezas de la creación, de la inmensidad del universo y en el interior del corazón que tiende hacia Ti, su fuente. Tú lo atrajiste y él respondió prontamente a los llamados de tu Espíritu. Concédenos por su intercesión la gracia de que siempre te respondamos, de que te descubramos y encontremos en las cosas creadas y a través de ellas subamos hacia Ti, para que junto al beato Ivan nosotros también nos unamos a Ti por toda la eternidad. Por nuestro Señor Jesucristo. Amén.

Dios de los cielos, con el beato Ivan Merz nos diste un gran ejemplo de virtudes cristianas. Con su vida santa, él nos mostró de qué manera, con la ayuda de Tu gracia, podemos alcanzar la santidad de la vida siendo laicos. Ayúdanos para que, animados por su amor a Cristo y a la Iglesia, vayamos por el camino de la santidad y heredemos su entusiasmo apostólico en la propagación de Tu Reino. Por su intercesión, concédeme la gracia especial por la que ahora pido… si esto es para beneficio de mi salvación eterna y para Tu gloria. Por nuestro Señor Jesucristo. Amén. Padrenuestro, Ave María y Gloria.

 

Tercer día

JESUCRISTO Y EL AMOR DE
SU CORAZÓN
EN LA EUCARISTÍA

Bienaventurado Ivan, Nuestro Salvador Jesucristo fue el centro de tu vida cristiana. Lo has conocido en primer lugar como aquel que gobierna el universo, luego en la presencia en la liturgia de la Iglesia y en la jerarquía eclesiástica y, sobre todo, en el obispo de Roma —el Papa; lo reconociste en el prójimo. Adoraste especialmente el amor de Cristo y en ese amor te confiaste bajo el signo del Sagrado Corazón. El lugar más importante de encuentro fue la Sagrada Eucaristía que se convirtió en el centro de tu vida espiritual. Ya desde tus años estudiantiles asististe todos los días a la Misa y tomaste la Santa Comunión. Jesús presente en la Eucaristía te dio la inspiración y la fuerza para tus numerosas obras apostólicas. Hacías adoración todos los días frente al Sagrario y de todo corazón transmitiste entre los jóvenes el amor a Jesús en la Eucaristía. Te entregaste personalmente al Corazón de Jesús. Todo lo que hiciste fue “por la gloria del Sagrado Corazón de Jesús”, tal como lo escribiste en tu diario. La Divina Providencia premió tu confianza en el Corazón de Jesús de un modo visible: tu cuerpo espera la resurrección en la bóveda de la Basílica del Sagrado Corazón en Zagreb, que fue el lugar de tu entrega y ascenso hacia Dios. Escuchamos los vivificantes pensamientos que nos dejaste sobre nuestro Salvador:

Pensamientos del beato Ivan Merz sobre Jesucristo y la Eucaristía

  • Cristo vino al mundo para santificar toda la naturaleza, a cada hombre y cada nación.
  • La Comunión es la fuente de la vida.
  • Cada uno sabe cuánto lo fortalece la cercanía de la Eucaristía.
  • La Sagrada Comunión, donde vuestra alma y vuestro cuerpo se hacen uno con la misma Divinidad, debe ser lo supremo de vuestra vida.
  • Al unirnos a Cristo en la Santa Comunión, ya estamos cumpliendo nuestra misión final y nos hacemos partícipes del ser de Dios.
  • La Eucaristía nos lleva a la más alta perfección cristiana, a la verdadera vida interior.
  • La Eucaristía es nuestra primera alegría en la tierra; por medio de ella, ya formamos parte de la gloria celestial.
  • En la Santa Comunión el alma celebra sus triunfos, se hace semejante a su divino Prometido, se hace divina y partícipe de la eternidad.
  • Corazón de Jesús, a Ti consagro mi vida: si es para Tu gloria, que sufra y así llegue a Ti; que se haga Tu voluntad.
  • El Sagrado Corazón de Jesús es el elemento más fuerte para la recristianización del mundo.
  • Confío en la misericordia del Señor y en la completa, total y eterna posesión del Sagrado Corazón de Jesús.

Oremos

Señor Jesús, Tú te revelaste al beato Ivan y le mostraste el tesoro de tu vida divina en tu Sagrado Corazón, que él verdaderamente honró y amó; en Ti encontró el centro de su vida. Le diste un don sobrenatural de entendimiento y una fe profunda en el sacramento de la Eucaristía. Él honró con todo su ser este misterio de tu amor, comulgando cada día y adorándote frente al Sagrario. Por su intercesión, concédenos que también nosotros conozcamos el amor de tu Sagrado Corazón para que podamos servirte humildemente, revelar a otros el amor de tu corazón y así difundir entre ellos tu gloria y acercarlos a la salvación eterna. Haz que la Sagrada Eucaristía sea el centro de nuestra vida espiritual, de donde sacaremos la fuerza necesaria para entregarnos a nuestra santificación y nuestro amor al prójimo. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.

Dios de los cielos, con el beato Ivan Merz nos diste un gran ejemplo de virtudes cristianas. Con su vida santa, él nos mostró de qué manera, con la ayuda de Tu gracia, podemos alcanzar la santidad de la vida siendo laicos. Ayúdanos para que, animados por su amor a Cristo y a la Iglesia, vayamos por el camino de la santidad y heredemos su entusiasmo apostólico en la propagación de Tu Reino. Por su intercesión, concédeme la gracia especial por la que ahora pido… si esto es para beneficio de mi salvación eterna y para Tu gloria. Por nuestro Señor Jesucristo. Amén. Padre

Cuarto día

LA BIENAVENTURADA VIRGEN MARÍA

Beato Ivan, a ti te caracterizó una devoción profunda por la Bienaventurada Virgen María. Ya desde muy joven confiaste en Ella para que te ampare y auxilie en la lucha contra el pecado.

Bajo su protección hiciste un voto de pureza, y Ella te ayudó a conservarla fielmente y así iluminar a todos con el brillo angelical de tu alma. Tu devoción a María se despertó sobre todo en Lourdes donde adoptaste el Rosario, que desde entonces rezaste todos los días y que junto con la Eucaristía se convirtieron en tus más fieles amigos hasta la tumba. Fuiste un gran promotor de la devoción a Nuestra Señora de Lourdes, a quien dedicaste numerosos textos y conferencias. Siempre acentuaste el papel de la Bienaventurada Virgen María en la vida espiritual de cada creyente y nos dejaste reconfortantes pensamientos sobre Nuestra Señora, así como tu sincera oración para pedirle ayuda:

Pensamientos del beato Ivan sobre la Bienaventurada Virgen María

  • Mi buena Madre, la más grande, te ruego que colmes mi alma con bellos sentimientos y pensamientos nobles; muéstrame siempre el camino verdadero, aun cuando me fuera difícil seguirlo.
  • Mi oración ahora va a la Inmaculada: que me acompañe en cada paso que dé en esta ciudad, Viena. Que cada uno de mis pasos se dirija a la belleza.
  • Madre eterna, Tú que eres la encarnación de la poesía, de todo lo hermoso y eterno, concédeme que pueda seguir recibiendo los regalos de la belleza.
  • El sacerdote que nos reparte la Eucaristía, en realidad, reemplaza a la Bienaventurada Virgen María que nos da la plenitud de su vida interior, el mismo Dios, el Jesucristo de la Eucaristía.
  • Si la Bienaventurada Virgen María no me curó del todo la vista —de manera que leo con bastante dificultad—, en Lourdes amé el Rosario, que será junto con la Sagrada Eucaristía mi amigo más fiel hasta la tumba. Cuando tengan dificultades en la vida y se encuentren en problemas, tomen el Rosario de la Virgen y ella los consolará y les dará fuerzas para soportar todo con serenidad en una entrega total a la Voluntad de Dios.

Recemos a María sin cesar, para que muramos llenos de felicidad en su abrazo y en el Corazón de Jesús.

Oremos

Señor Jesús, el beato Ivan veneró de un modo especial a tu Celestial Madre María, se confió a Ella sobre todo en las tentaciones contra la sagrada pureza. Todos los días la honró con el rezo del Santo Rosario, hizo conocer su honor y su gloria y defendió a la Virgen cuando algunos despreciaron la preocupación maternal por la salvación de las almas, que mostró cuando se apareció en Lourdes. Te rogamos que por su intercesión también nosotros honremos a tu Santísima Madre, que Ella sea la guardiana de la pureza de nuestra alma, nos guíe por el camino de la santidad y nos lleve a la bienaventuranza eterna. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.

Dios de los cielos, con el beato Ivan Merz nos diste un gran ejemplo de virtudes cristianas. Con su vida santa, él nos mostró de qué manera, con la ayuda de Tu gracia, podemos alcanzar la santidad de la vida siendo laicos. Ayúdanos para que, animados por su amor a Cristo y a la Iglesia, vayamos por el camino de la santidad y heredemos su entusiasmo apostólico en la propagación de Tu Reino. Por su intercesión, concédeme la gracia especial por la que ahora pido… si esto es para beneficio de mi salvación eterna y para Tu gloria. Por nuestro Señor Jesucristo. Amén. Padrenuestro, Ave María y Gloria.

Agregar las Letanías del beato Ivan

 

Quinto día

LA IGLESIA – EL CUERPO MÍSTICO DE CRISTO

Beato Ivan, iluminado por la gracia de Dios, tú, como san Pablo comprendiste profundamente el misterio de la Iglesia como Cuerpo Místico de Cristo. En la Iglesia viste y encontraste la presencia de Cristo. Cuando una vez te preguntaron por qué amabas a la Iglesia Católica, contestaste: “Porque en ella veo la imagen clara del amadísimo Dios y Salvador Jesús con todas sus perfecciones y en el Santo Papa veo a mi Dios y mi Señor”. Ese amor tuyo hacia la Iglesia fue tu marca principal y tu idea más constante como intelectual católico. Idea que concretaste en tu gran devoción y reverencia hacia el obispo de Roma, el Papa, sucesor de Pedro en la tierra, además de los otros miembros de la jerarquía eclesiástica. Estudiaste con esmero sus palabras, sus encíclicas y mensajes y las difundiste, sobre todo a los jóvenes. Todo lo que escribiste sobre la Iglesia surgió de tu experiencia profunda. Aunque no fuiste sacerdote, fuiste “un pilar de la Iglesia de Dios”, como se decía de ti. De tu gran amor a la Iglesia surgió tu desinteresado compromiso de apostolado para atraer a todos cerca del seno de una Iglesia católica y apostólica. Tus pensamientos sobre la Santa Iglesia y el Santo Padre están llenos de entusiasmo y fe profunda:

Pensamientos del beato sobre la Iglesia

  • Lo más grande que existe en este mundo es la Santa Iglesia; lo más grande que hay en la Iglesia es la Misa, y en la Misa, la consagración.
  • La Iglesia es la culminación y el centro de toda la humanidad.
  • Que nuestro Señor Jesucristo, que en su cuerpo vivo, la Iglesia, santificó y bendijo todo lo creado, sea el centro de todo.
  • La Iglesia es un magnífico reflejo del propio Cristo.
  • El Papa es en la tierra el Cristo vivo y visible entre los hombres, esposo de la Iglesia.
  • El Papado es la columna vertebral y la base inamovible sobre la que se construye toda la Iglesia, característica que se extiende misteriosamente hacia todos los obispados del mundo.
  • Una de las características más importantes de cada católico es amar al Santo Padre y dirigir todas sus obras hacia las ideas del Papa.
  • El edificio de nuestra vida espiritual, de nuestro saber en la fe y de nuestro obrar debe construirse sobre la base inquebrantable de la verdad que el papado enseña de manera infalible. El Papado es la piedra angular de la vida espiritual de cada creyente.
  • En Roma se siente que todos los pueblos son hermanos de una familia común, la Santa Iglesia, de la que es padre y jefe el representante de Dios, el obispo de Roma.

Oremos

Señor, has dado a tu siervo el conocimiento profundo del misterio de la Santa Iglesia a la que se entregó y amó sinceramente. En ella vio la presencia de Cristo Salvador y deseó atraer la mayor cantidad de almas a su seno. Cultivó un amor especial hacia el Santo Padre y propagó su devoción entre los católicos croatas, sobre todo entre los jóvenes. Te rogamos que por su intercesión nosotros también amemos a nuestra Iglesia, la defendamos y sirvamos, escuchemos y sigamos a sus pastores y, como el beato Ivan leamos cuidadosamente cada palabra del Papa y pongamos en práctica su enseñanza y así hagamos realidad el Reino de Dios en la tierra. Por Cristo Nuestro Señor. Amén. 

Dios de los cielos, con el beato Ivan Merz nos diste un gran ejemplo de virtudes cristianas. A través de su vida santa, él nos mostró cómo con la ayuda de Tu gracia podemos alcanzar la santidad de la vida siendo laicos. Ayúdanos para que, animados por su amor a Cristo y a la Iglesia, vayamos por el camino de la santidad y heredemos su entusiasmo apostólico para la propagación de Tu Reino. Por su intercesión concédeme la gracia especial por la que ahora pido, si esto es para beneficio de mi salvación eterna y para Tu gloria. Por nuestro Señor Jesucristo. Amén. Padrenuestro, Ave María y Gloria.

Agregar las Letanías del beato Ivan

 

Sexto día

LA LITURGIA ES LA CULMINACIÓN DE LA VIDA DE ORACIÓN

Beato Ivan, por la gracia de Dios te convertiste en un hombre de oración, por la que estuviste totalmente entregado a Dios. Has dedicado hasta cuatro horas diarias a la oración de diferentes maneras: la Santa Misa, los Oficios, el Rosario, la Adoración y el Via Crucis. Pero el centro y el corazón de tu vida espiritual y de oración fue la Santa Liturgia, el culto oficial de la Iglesia Católica. De su centro —es decir, de la Santa Eucaristía— recibiste diariamente la inspiración para tu labor apostólica y la fuerza para recorrer tu camino hacia la santidad. Consciente del enorme valor del culto sagrado para la verdadera vida cristiana, con tus palabras y tus escritos entusiasmaste a jóvenes y adultos para que siguieran la liturgia; así te convertiste en uno de los campeones de la renovación litúrgica. Tus bellos pensamientos sobre la liturgia nos revelan el santuario de tu alma inmersa en el mundo espiritual; ya en la tierra querías alabar sin cesar la gloria de Dios, la que ahora cantas junto a los coros de ángeles por toda la eternidad.

Pensamientos del beato Ivan Merz sobre la liturgia y la oración

  • Nuestro espíritu tiende hacia el Espíritu perfecto. En la oración habla con Él y Él contesta de manera tan maravillosa que el hombre siente que respira el aire de las alturas.
  • En la Liturgia el hombre tributa del modo más perfecto el honor que corresponde a Dios.
  • La Liturgia es la oración oficial de la Iglesia, la oración oficial de la Prometida de Cristo; es el diálogo entre la Prometida y el Prometido divino.
  • Así como el Cordero es el centro del cielo, tal como lo dice san Juan, de la misma manera la Sagrada Liturgia gira alrededor de la Sacratísima Hostia, alrededor del mismo Jesucristo.
  • La Santa Liturgia es la mejor guía que nos revela en un modo muy pedagógico a través de un año todos los acontecimientos de la vida de nuestro Salvador.
  • Por medio del seguimiento de la Liturgia, el católico llega a ser grande y universal y comienza a sentir como lo hace la Iglesia.
  • Con la Liturgia se educan las almas.
  • La Liturgia es pedagogía en el verdadero sentido de la palabra, porque con ella el creyente revive en su alma todas las fases de la vida eterna de Cristo.
  • El creyente que reza la Liturgia se une a los coros de ángeles que sin cesar cantan la gloria del Creador, y de esta manera el hombre comienza ya en esta vida a ejercitarse en aquello que, lleno de felicidad y entusiasmo, hará por toda la eternidad.
  • La Liturgia es uno de los medios más poderosos para la paz universal.

Oremos

Señor Dios, tu siervo el beato Ivan estuvo profundamente unido a Ti por la oración de cada día. Sin cesar elevó su mente y su corazón hacia Ti, que lo atrajiste. Le concediste la enorme gracia de comprender el valor y la necesidad de la Santa Liturgia para la entrega personal y una vida verdaderamente cristiana. Concédenos que por su intercesión también nosotros seamos fieles a nuestras obligaciones espirituales, superemos nuestra debilidad y tibieza y dediquemos tiempo a la oración que nos une a Ti. Concédenos la gracia de que, gracias al ejemplo del beato Ivan también nosotros encontremos en la Santa Liturgia la fuente de la espiritualidad y la entrega personal, para que de esta manera ya en la tierra nos unamos a los coros angélicos para cantar tu alabanza. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.

Dios de los cielos, con el beato Ivan Merz nos diste un gran ejemplo de virtudes cristianas. A través de su vida santa, él nos mostró cómo con la ayuda de Tu gracia podemos alcanzar la santidad de la vida siendo laicos. Ayúdanos para que, animados por su amor a Cristo y a la Iglesia, vayamos por el camino de la santidad y heredemos su entusiasmo apostólico en la propagación de Tu Reino. Por su intercesión concédeme la gracia especial por la que ahora pido, si esto es para beneficio de mi salvación eterna y para Tu gloria. Por nuestro Señor Jesucristo. Amén. Padre nuestro… Dios te Salve…Gloria al Padre…

 Agregar las Letanías del beato Ivan

 

Séptimo día

LA LUCHA DE CUERPO Y ALMA CONTRA EL PECADO

EL ESFUERZO DEL ENTRENAMIENTO MORAL

Beato Ivan, desde tu juventud sentiste en tu ser, como escribe san Pablo, que la ley del espíritu y la ley del cuerpo que luchan una contra la otra (Rom. 7:21-23). Sentiste la aspiración de la perfección moral y de la santidad cristiana y por otro lado viste tu debilidad y tu limitación para lograr esos ideales. Iluminado por la gracia de Dios, fuiste consciente de que solamente es posible lograr la santidad cristiana a través de una vida espiritual intensiva que incluye la oración, tomar los sacramentos de la confesión y la Eucaristía, leer la Biblia y libros espirituales, practicar la ascesis personal y dominar las inclinaciones. Por eso utilizaste seriamente todos los medios que te dieron la Iglesia y los maestros de espiritualidad cristiana para lograr tu objetivo y hacer de tu alma una obra maestra. Nos dejaste hermosos pensamientos sobre tu vida espiritual y no vacilaste en anotar tus luchas, tus dudas y tus debilidades; con ello nos alientas y nos muestras que es posible dominar el cuerpo y su tendencia al pecado, alcanzar las virtudes cristianas y seguir a Jesús y así ascender por el camino de la santidad. Tus pensamientos nos alientan a seguirte:

Pensamientos del beato Ivan Merz acerca de la lucha contra el pecado y la debilidad moral

  • Como el pecado es el más grande mal —en realidad, el único mal, ya que nos priva del único bien, que es Dios—, lo que se impone es aborrecer el pecado y luchar contra él con todos los medios.
  • Hagamos lo que hagamos, todas las obras deben están dirigidas a lograr que se cometan menos pecados en el mundo y se realicen más obras meritorias.
  • El que lucha en las filas de la Iglesia tiene un solo enemigo, el pecado. Todas las otras cosas son de naturaleza indiferente, según puedan o no servir para vencer al pecado y procurar la salvación del alma.
  • No es suficiente sólo con creer.  Nuestra fe debe ser un modo de vivir, debe ser un indicador en el camino de la vida, para obrar según los principios de justicia y eternidad.
  • Ser un católico practicante debe ser mi propósito.
  • La ley de nuestro cuerpo es totalmente diferente a la de nuestra alma.
  • La humildad, la abnegación, el silencio y las buenas obras son las únicas cosas verdaderas ahora y después de la muerte.
  • Lucharé por la santidad y por la unión con el Señor Dios, y le pediré que me dé fuerzas para la lucha de la vida y energía para mi trabajo.
  • Dos Sacramentos —la Confesión y la Santa Comunión— son fuente de la constante y eficaz reforma de la vida interior de cada católico.
  • Dios quiere que las personas guien a otras personas en su camino hacia Èl. El que se confiesa recibe de Dios gracias especiales que muestran Su voluntad.

Oremos

Dios de los cielos, Tú animaste al beato Ivan a llevar una vida espiritual. Él respondió con prontitud y con toda diligencia utilizó los medios que la Iglesia proporciona para construir su espiritualidad. Hizo en su alma una morada digna de Ti y vivió una vida plena de gracia. Le diste la luz interior que le permitió ver sus debilidades y la fuerza para luchar contra ellas, y por Tu gracia venció en las tentaciones e hizo de su alma una obra de arte.

Te rogamos que por su intercesión también nos concedas la fuerza para superar las debilidades del cuerpo y del alma y que, llevados por su ejemplo y ayudados por su intercesión celestial, vayamos por el camino de la santidad. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.

Dios de los cielos, con el beato Ivan Merz nos diste un gran ejemplo de virtudes cristianas. A través de su vida santa, él nos mostró cómo con la ayuda de Tu gracia podemos alcanzar la santidad de la vida siendo laicos. Ayúdanos para que, animados por su amor a Cristo y a la Iglesia, vayamos por el camino de la santidad y heredemos su entusiasmo apostólico para la propagación de Tu Reino. Por su intercesión concédeme la gracia especial por la que ahora pido, si esto es para beneficio de mi salvación eterna y para Tu gloria. Por nuestro Señor Jesucristo. Amén. Padre nuestro, Ave María y Gloria.

 Agregar las Letanías del beato Ivan

 

Octavo día

EL AMOR AL PRÓJIMO A TRAVÉS DEL APOSTOLADO CRISTIANO EN LA PROPAGACIÓN DEL REINO DE DIOS

Beato Ivan, tu amor a Dios estuvo estrechamente ligado al amor al prójimo, donde se confirmó y evidenció con toda claridad. Sobre todo, en tu trabajo apostólico para la propagación del mensaje de Jesús y la fe cristiana, para que todos se encuentren con su verdad y entren en su Reino.

Extendiste por todos lados —y sobre todo entre los jóvenes— la conocida verdad de que en Jesucristo está la realización de todos nuestros deseos y aspiraciones. Casi no hubo tema de la vida de los hombres donde no hayas estado presente como apóstol con tus actos, tu palabra, tus escritos y tu devoción personal. Tu apostolado se centró sobre todo en los jóvenes, a quienes dedicaste tu trabajo profesional y tu tiempo libre. Antes que nada, quisiste hacerlos verdaderos cristianos para luego convertirlos en apóstoles de Cristo. Nos dejaste hermosos pensamientos acerca de tu apostolado y de la importancia del trabajo para salvar almas y para la transmisión del Reino de Dios entre los hombres.

Pensamientos del beato Ivan Merz acerca del amor al prójimo y el apostolado

  • El día que dedicamos a otro no es un día perdido, sino que es pura ganancia. Sólo están perdidos aquellos días que no hacemos nada por alguien.
  • Realizar una obra de amor hacia alguien que sufre es la base de la vida espiritual.
  • La generación joven tiene un amor apasionado por nuestro Salvador, que está siempre presente en la Santísima Eucaristía; de allí obtiene toda la fuerza para su apostolado.
  • Toda obra humana debe ser por amor y por el apostolado, para que se extienda el Reino de Dios entre los hombres.
  • Más importante que el arte es educar y llevar a los hombres hacia Jesús, y en esto el arte, como las demás cosas creadas, debe ayudar al hombre a llegar hacia Jesús.
  • Al trabajar, se debe buscar en primer lugar la salvación del alma, el bien de la Santa Iglesia.
  • El catolicismo no se extenderá si no hay quien trabaje, rece y sufra por ello. Esta es una ley de la propagación del Reino de Dios en la tierra.
  • La base y el éxito de nuestro trabajo apostólico está en nosotros mismos, en nuestra relación con Jesús, que debe morar en nosotros.

Oremos

Señor Dios, has colmado a tu siervo con tu amor, del que el beato dio testimonio y que de diversas maneras brindó a su prójimo. Lo mostró especialmente llevando a los jóvenes hacia Ti y trabajando para su bien espiritual, para la salvación de sus almas, procurando hacer de ellos cristianos conscientes y sólidos. Te pedimos que por la intercesión del beato Ivan también nosotros compartamos generosamente tu amor, trabajemos para que se extienda tu Reino y tratemos de acercar las almas hacia Ti. Por Cristo Nuestro Señor. Amén.

Dios de los cielos, con el beato Ivan Merz nos diste un gran ejemplo de virtudes cristianas. A través de su vida santa, él nos mostró cómo con la ayuda de Tu gracia podemos alcanzar la santidad de la vida siendo laicos. Ayúdanos para que, animados por su amor a Cristo y a la Iglesia, vayamos por el camino de la santidad y heredemos su entusiasmo apostólico para la propagación de Tu Reino. Por su intercesión concédeme la gracia especial por la que ahora pido, si esto es para beneficio de mi salvación eterna y para Tu gloria. Por nuestro Señor Jesucristo. Amén. Padrenuestro, Ave María y Gloria.

 Agregar las Letanías del beato Ivan

 

Noveno día

POR LA CRUZ Y EL SACRIFICIO HACIA LA SANTIDAD

Beato Ivan, al cuidar con esmero tu vida interior fuiste ascendiendo a la perfección cristiana. Colaboraste con la gracia de Dios con toda voluntad y trabajaste seriamente en tu autoeducación y en alcanzar las virtudes cristianas. El dolor y el sufrimiento te acompañaron desde muy joven: la enfermedad de tus ojos, tu participación en la guerra, la incomprensión hacia tu trabajo, tu última enfermedad y la misma muerte en plena juventud. Entregado a la voluntad de Dios, aceptaste con paciencia cada sufrimiento y se lo ofreciste a Dios como sacrificio. A través del dolor te compenetraste profundamente en el misterio de la Cruz de Cristo y comprendiste bien el valor redentor del sufrimiento Y cuando el Señor te hizo saber que dejaras este mundo para ir hacia Él, aceptaste dispuesto la decisión del Padre y ofreciste tu joven vida a Dios como sacrificio para la juventud croata. Los miles de jóvenes que te han seguido en tu camino hacia Dios son la prueba de que tu sacrificio fue grato a Dios. Ellos lo expresaron así: “¡Gracias, águila de Cristo, porque nos has mostrado el camino al Sol!”. En tu testamento, que es la última y más solemne confesión de tu fe, expresaste una profunda esperanza y la seguridad de que irías al encuentro de la unión con el amor divino del Sacratísimo Corazón de Jesús.

Pensamientos del beato Ivan Merz sobre la Cruz, el sufrimiento y la vida futura en la eternidad

  • Realizar a conciencia mis deberes de estado y considerar eso la cruz de mi vida, es mi sacrificio diario que trae bendiciones en la tarea de la salvación de las almas.
  • Debemos prestar toda nuestra atención a educarnos a nosotros mismos y a estudiar todo lo referente al catolicismo.
  • La lucha por la perfección, o ascesis, debe ser nuestro pan de cada día. Ella abre nuestra mirada interior, hace de nosotros personas generosas, apoya nuestra lucha contra el mal y nos da fuerzas para que no sucumbir.
  • Jesús, no permitas que te falle jamás y dame la fuerza para ser cada vez más parecido a Ti en aceptar voluntariamente el sufrimiento.
  • Nunca olvides a Dios! Lucha continuamente por la unión con él.
  • Siento en mí el fervor por las alturas infinitas, por el abrazo perenne del Hijo, el Padre y el Espíritu.
  • Todo el cristianismo se basa en el sacrificio. Quien no sabe qué es el sacrificio, no puede entender el cristianismo.
  • Si el Señor quiere que sufras y que no sanes, entonces hay que entregarse en Sus manos, ya que ni siquiera la bacteria más pequeña se mueve sin la mirada y la voluntad del Señor.
  • Espero la misericordia del Señor y la posesión eterna del Sagrado Corazón de Jesús.
  • Con el sufrimiento el hombre puede hacer más para extender el Reino de Jesús que con grandes trabajos y estudios y brillantes debates y discursos.
  • Quizá no podamos ver los frutos de este sufrimiento con los ojos terrenales, pero arriba, en el Corazón de Dios, se nos mostrará cuántas almas se salvaron por eso y a cuántas obras católicas les trajo bendiciones.
  • El sufrimiento es el medio más poderoso para salvar y santificar almas.
  • Dios, tómame y no permitas que me lamente mi elección. ¡Haz que reciba el cáliz del sufrimiento y que invoque Tu nombre en esta tierra para que después pueda mirarte cara a cara!
  • Mi vida fue Cristo y mi muerte ganancia.
  • Espero la misericordia del Señor y la posesión eterna del Sagrado Corazón de Jesús.
  • Mi alma alcanzó el fin para el que fue creada.

Oremos

Señor, has llevado al beato Ivan hacia la santidad a través del sufrimiento. Comprendió con claridad el valor de la aceptación voluntaria de la cruz diaria de nuestras vidas. Todo lo que le enviaste, él lo destinó a su santificación. Al final de su vida, no tomó la muerte de un modo pasivo sino que la convirtió en algo valioso que ofreció como sacrificio en favor de los jóvenes. Te pedimos que por su ejemplo y su intercesión también nosotros demos testimonio de ti y aceptemos los sufrimientos de esta vida entregándonos a tu Voluntad. Danos la gracia de que, como el beato Ivan, también nosotros con fe y esperanza esperemos Tu misericordia y un día merezcamos entrar en la posesión del amor de tu Divino Corazón. Por Cristo Nuestro Señor. Amén. 

Dios de los cielos, con el beato Ivan Merz nos diste un gran ejemplo de virtudes cristianas. A través de su vida santa, él nos mostró cómo con la ayuda de Tu gracia podemos alcanzar la santidad de la vida siendo laicos. Ayúdanos para que, animados por su amor a Cristo y a la Iglesia, vayamos por el camino de la santidad y heredemos su entusiasmo apostólico en la propagación de Tu Reino. Por su intercesión concédeme la gracia especial por la que ahora pido, si esto es para beneficio de mi salvación eterna y para Tu gloria. Por nuestro Señor Jesucristo. Amén. Padrenuestro, Ave María y Gloria.

 Agregar las Letanías del beato Ivan

 

¡Señor, ten piedad!
¡Cristo, ten piedad!
¡Señor, ten piedad!
¡Cristo, óyenos!
¡Cristo, escúchanos!

¡Padre celestial, ¡Dios, ten piedad de nosotros!
¡Hijo, ¡Redentor del mundo, ¡Dios, ten piedad de nosotros!
¡Espíritu Santo, ¡Dios, ten piedad de nosotros!
¡Santísima Trinidad, ¡Dios único, ten piedad de nosotros!

Beato Ivan, luz del cielo, ruega por nosotros
Adalid de Cristo Rey, ruega por nosotros
Adorador del Corazón de Jesús, ruega por nosotros
Devoto adorador de la Santa Eucaristía, ruega por nosotros
Fiel y obediente hijo de la Iglesia Católica, ruega por nosotros
Sincero seguidor del Santo Padre, ruega por nosotros
Maestro diligente de la doctrina católica, ruega por nosotros
Casto hijo de la Bienaventurada Virgen María, ruega por nosotros,
Perseverante en la oración del Rosario, ruega por nosotros
Profeta de Dios, ruega por nosotros
Hombre nuevo en Jesucristo, ruega por nosotros
Beato Ivan, héroe del amor hacia el prójimo, ruega por nosotros
Obra de arte divina, ruega por nosotros
Gigante del espíritu, ruega por nosotros
Obra maestra del Espíritu Santo, ruega por nosotros
Milagro de la gracia de Dios, ruega por nosotros
Renovador de la liturgia, ruega por nosotros
Apóstol de los jóvenes y mayores, ruega por nosotros
Defensor del honor femenino, ruega por nosotros
Modelo del apostolado laico, ruega por nosotros
Modelo de los intelectuales católicos, ruega por nosotros
Modelo de maestros y educadores, ruega por nosotros
Modelo y protector de la juventud católica croata, ruega por nosotros
Beato Ivan, ejemplo de la lucha contra el pecado, ruega por nosotros
Modelo de ascesis y superación, ruega por nosotros
Ejemplo de perfección cristiana, ruega por nosotros
Paciente portador de la cruz cotidiana, ruega por nosotros
Luchador de las altas montañas, ruega por nosotros
Plenitud de la madurez y santidad cristianas, ruega por nosotros
Guía de la generación de este tiempo, ruega por nosotros
Camino de nuestros días, ruega por nosotros
Testigo, protector y compañero de ruta, ruega por nosotros
Hermano nuestro, ruega por nosotros

Cordero de Dios que quitas los pecados del mundo,
¡Perdonamos, Señor!
Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo,
escúchanos, Señor!
Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo,
ten piedad de nosotros!

Oremos

Dios, nuestro Padre, el beato Ivan, fiel al llamado a la santidad que fue su bautismo, trabajo con diligencia para la educación de la juventud en la fe y la vida cristiana. Danos también a nosotros que, fortalecidos por su intercesión y alentados con su ejemplo, seamos testigos fieles y prediquemos el Evangelio con valentía. Por Cristo Nuestro Señor. Amen.