Arhiva kategorije: Espanol

IVAN MERZ – NOVENA

IVAN MERZ – NOVENA

Traducción realizada por la académica licenciada Carmen Vrljicak Verlichak a pedido del padre Bozidar Nagy S.J.

Oración introductoria

Señor Dios, Nuestro Padre celestial, empezamos esta novena en honor de tu siervo fiel, el beato Ivan Merz, que te alabó en la tierra y fue motivo de tu alabanza. Con él nos regalaste un precioso ejemplo de santidad y nos animas a ir por su camino de fidelidad según el Santo Evangelio. Por su intercesión concédenos la gracia necesaria para el ejercicio de nuestros deberes y la gracia que pido en esta novena. Ayúdanos a que, como el beato Ivan Merz, procuremos vivir una vida santa. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.

Primer dia

VIDA – MUERTE – FINITUD – ETERNIDAD

Beato Ivan Merz, al meditar sobre el misterio de la vida y la muerte, ya desde jovencito comprendiste la finitud de todo lo terrenal. Siempre tuviste en tu pensamiento la eternidad. En la guerra te enfrentaste todos los días con el sufrimiento y la muerte, y por la gracia de Dios cambiaste totalmente tu mirada sobre el mundo. En el único lugar donde encontraste respuestas a las preguntas fundamentales de la vida fue en la religión católica. Llevado por la gracia de Dios, miraste con prudencia la vida y nos dejaste estos estimulantes pensamientos sobre la finitud. Escuchamos cómo hoy nos hablas a través de tus meditaciones.

Pensamientos del beato Ivan sobre la fugacidad de la vida y sobre la eternidad:

  • Esta vida es sólo una corta preparación para la eternidad.
  • Debemos intentar enriquecer este corto tramo que vivimos con una vida ascética.
  • Esta vida es sólo una fase transitoria hacia la vida duradera.
  • El dolor, el sufrimiento y la visión de tantos miles de mutilados, muertos y quemados lavan del hombre todo lo pasajero y de una manera enérgica le sugieren el verdadero sentido de la vida.
  • La pregunta más importante para el hombre es acerca de la muerte.
  • La vida no es disfrute, sino sacrificio.
  • El hombre es aquí solamente un viajero. su verdadero destino no es en esta tierra, está llamado para algo más.
  • En eso reside la filosofía de la felicidad: debemos poner la mira de todos nuestros deseos en ese otro mundo.
  • Hay que dirigir todas las fuerzas de esta vida hacia la vida que viene después de la estadía en la tierra.
  • Utilicemos toda nuestra energía para salvar nuestra alma y, en cuanto sea posible, la de nuestros prójimos.

Oremos

Señor Dios, Tú has iluminado a tu siervo el beato Ivan para que comprenda el sentido de la vida y encuentre respuestas a todas las preguntas a la luz de la fe cristiana. Después de muchas meditaciones, él comprendió que esta vida terrenal es sólo una preparación para la vida celestial en la que él ya entró. Por su intercesión Te pedimos que también nos concedas la gracia de una mirada iluminada sobre esta vida, para que seamos conscientes de la fugacidad de esta y para que la aprovechemos lo mejor posible para la eternidad. Que nada nos aparte de la vida eterna hacia la que viajamos y a la que ya entró tu siervo Ivan. Te lo pedimos por nuestro Señor Jesucristo. Amén.

Dios de los cielos, con el beato Ivan Merz nos diste un gran ejemplo de virtudes cristianas. Con su vida santa, él nos mostró de qué manera, con la ayuda de Tu gracia, podemos alcanzar la santidad de la vida siendo laicos. Ayúdanos para que, animados por su amor a Cristo y a la Iglesia, vayamos por el camino de la santidad y heredemos su entusiasmo apostólico en la propagación de Tu Reino. Por su intercesión, concédeme la gracia especial por la que ahora pido… si esto es para beneficio de mi salvación eterna y para Tu gloria. Por nuestro Señor Jesucristo. Amén. Padrenuestro, Ave Maria y Gloria.

Agregar las Letanías del beato Ivan Merz

 

Segundo día

DIOS Y LA RELIGIÓN

Beato Ivan, fuiste educado en un ambiente liberal y recién al final de tu educación secundaria comenzaste a pensar seriamente en los temas religiosos. Contemplaste a tu alrededor el mundo creado, especialmente el universo, y supiste que hay un Creador que todo lo rige. A través de tus cavilaciones, a través de la contemplación de la naturaleza y a través del arte llegaste al conocimiento de la importancia de la religión verdadera para tu vida y la encontraste solamente en la fe católica, a la que luego dedicaste toda tu vida. Nos dejaste hermosos pensamientos de tu ascenso hacia Dios, quien cada vez más te atrajo con Su gracia, y tú le respondiste con presteza. De tus pensamientos percibimos la luz de la gracia de Dios que iluminó tu mente:

Reflexiones del beato Ivan acerca de Dios

  • Todas las maravillas del mundo y toda la naturaleza llevan al conocimiento de que todo es del Espíritu infinito, el ideal de la humanidad, de la verdad, la bondad y la belleza.
  • Creo en el Señor Dios todopoderoso, creo que Él es el Espíritu perfecto.
  • ¡Dios, ¡cuánto te quiero! ¡Cuánto agradezco que ahora me colmes el alma de una total dulzura! Así como respira mi alma, así como vuela, quisiera rasgar mi pecho y subir para unirse eternamente a Ti.
  • La contemplación de Dios y de sus verdades reveladas es el mejor empleo del tiempo.
  • La felicidad absoluta está solamente en Dios.
  • Hay un Dios que obra sin cesar en las almas.
  • El hombre, que es el señor de toda la naturaleza, tiene el derecho de que ella le sirva, pero tiene la obligación de dar por ella todo honor y toda gloria a Nuestro Dios, el Amo de todo.

Oremos

Señor Dios, Tú has iluminado a tu siervo el beato Ivan; llevado por tu misericordia, él encontró el camino hacia Ti. Te mostraste a través de las bellezas de la creación, de la inmensidad del universo y en el interior del corazón que tiende hacia Ti, su fuente. Tú lo atrajiste y él respondió prontamente a los llamados de tu Espíritu. Concédenos por su intercesión la gracia de que siempre te respondamos, de que te descubramos y encontremos en las cosas creadas y a través de ellas subamos hacia Ti, para que junto al beato Ivan nosotros también nos unamos a Ti por toda la eternidad. Por nuestro Señor Jesucristo. Amén.

Dios de los cielos, con el beato Ivan Merz nos diste un gran ejemplo de virtudes cristianas. Con su vida santa, él nos mostró de qué manera, con la ayuda de Tu gracia, podemos alcanzar la santidad de la vida siendo laicos. Ayúdanos para que, animados por su amor a Cristo y a la Iglesia, vayamos por el camino de la santidad y heredemos su entusiasmo apostólico en la propagación de Tu Reino. Por su intercesión, concédeme la gracia especial por la que ahora pido… si esto es para beneficio de mi salvación eterna y para Tu gloria. Por nuestro Señor Jesucristo. Amén. Padrenuestro, Ave María y Gloria.

 

Tercer día

JESUCRISTO Y EL AMOR DE
SU CORAZÓN
EN LA EUCARISTÍA

Bienaventurado Ivan, Nuestro Salvador Jesucristo fue el centro de tu vida cristiana. Lo has conocido en primer lugar como aquel que gobierna el universo, luego en la presencia en la liturgia de la Iglesia y en la jerarquía eclesiástica y, sobre todo, en el obispo de Roma —el Papa; lo reconociste en el prójimo. Adoraste especialmente el amor de Cristo y en ese amor te confiaste bajo el signo del Sagrado Corazón. El lugar más importante de encuentro fue la Sagrada Eucaristía que se convirtió en el centro de tu vida espiritual. Ya desde tus años estudiantiles asististe todos los días a la Misa y tomaste la Santa Comunión. Jesús presente en la Eucaristía te dio la inspiración y la fuerza para tus numerosas obras apostólicas. Hacías adoración todos los días frente al Sagrario y de todo corazón transmitiste entre los jóvenes el amor a Jesús en la Eucaristía. Te entregaste personalmente al Corazón de Jesús. Todo lo que hiciste fue “por la gloria del Sagrado Corazón de Jesús”, tal como lo escribiste en tu diario. La Divina Providencia premió tu confianza en el Corazón de Jesús de un modo visible: tu cuerpo espera la resurrección en la bóveda de la Basílica del Sagrado Corazón en Zagreb, que fue el lugar de tu entrega y ascenso hacia Dios. Escuchamos los vivificantes pensamientos que nos dejaste sobre nuestro Salvador:

Pensamientos del beato Ivan Merz sobre Jesucristo y la Eucaristía

  • Cristo vino al mundo para santificar toda la naturaleza, a cada hombre y cada nación.
  • La Comunión es la fuente de la vida.
  • Cada uno sabe cuánto lo fortalece la cercanía de la Eucaristía.
  • La Sagrada Comunión, donde vuestra alma y vuestro cuerpo se hacen uno con la misma Divinidad, debe ser lo supremo de vuestra vida.
  • Al unirnos a Cristo en la Santa Comunión, ya estamos cumpliendo nuestra misión final y nos hacemos partícipes del ser de Dios.
  • La Eucaristía nos lleva a la más alta perfección cristiana, a la verdadera vida interior.
  • La Eucaristía es nuestra primera alegría en la tierra; por medio de ella, ya formamos parte de la gloria celestial.
  • En la Santa Comunión el alma celebra sus triunfos, se hace semejante a su divino Prometido, se hace divina y partícipe de la eternidad.
  • Corazón de Jesús, a Ti consagro mi vida: si es para Tu gloria, que sufra y así llegue a Ti; que se haga Tu voluntad.
  • El Sagrado Corazón de Jesús es el elemento más fuerte para la recristianización del mundo.
  • Confío en la misericordia del Señor y en la completa, total y eterna posesión del Sagrado Corazón de Jesús.

Oremos

Señor Jesús, Tú te revelaste al beato Ivan y le mostraste el tesoro de tu vida divina en tu Sagrado Corazón, que él verdaderamente honró y amó; en Ti encontró el centro de su vida. Le diste un don sobrenatural de entendimiento y una fe profunda en el sacramento de la Eucaristía. Él honró con todo su ser este misterio de tu amor, comulgando cada día y adorándote frente al Sagrario. Por su intercesión, concédenos que también nosotros conozcamos el amor de tu Sagrado Corazón para que podamos servirte humildemente, revelar a otros el amor de tu corazón y así difundir entre ellos tu gloria y acercarlos a la salvación eterna. Haz que la Sagrada Eucaristía sea el centro de nuestra vida espiritual, de donde sacaremos la fuerza necesaria para entregarnos a nuestra santificación y nuestro amor al prójimo. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.

Dios de los cielos, con el beato Ivan Merz nos diste un gran ejemplo de virtudes cristianas. Con su vida santa, él nos mostró de qué manera, con la ayuda de Tu gracia, podemos alcanzar la santidad de la vida siendo laicos. Ayúdanos para que, animados por su amor a Cristo y a la Iglesia, vayamos por el camino de la santidad y heredemos su entusiasmo apostólico en la propagación de Tu Reino. Por su intercesión, concédeme la gracia especial por la que ahora pido… si esto es para beneficio de mi salvación eterna y para Tu gloria. Por nuestro Señor Jesucristo. Amén. Padre

Cuarto día

LA BIENAVENTURADA VIRGEN MARÍA

Beato Ivan, a ti te caracterizó una devoción profunda por la Bienaventurada Virgen María. Ya desde muy joven confiaste en Ella para que te ampare y auxilie en la lucha contra el pecado.

Bajo su protección hiciste un voto de pureza, y Ella te ayudó a conservarla fielmente y así iluminar a todos con el brillo angelical de tu alma. Tu devoción a María se despertó sobre todo en Lourdes donde adoptaste el Rosario, que desde entonces rezaste todos los días y que junto con la Eucaristía se convirtieron en tus más fieles amigos hasta la tumba. Fuiste un gran promotor de la devoción a Nuestra Señora de Lourdes, a quien dedicaste numerosos textos y conferencias. Siempre acentuaste el papel de la Bienaventurada Virgen María en la vida espiritual de cada creyente y nos dejaste reconfortantes pensamientos sobre Nuestra Señora, así como tu sincera oración para pedirle ayuda:

Pensamientos del beato Ivan sobre la Bienaventurada Virgen María

  • Mi buena Madre, la más grande, te ruego que colmes mi alma con bellos sentimientos y pensamientos nobles; muéstrame siempre el camino verdadero, aun cuando me fuera difícil seguirlo.
  • Mi oración ahora va a la Inmaculada: que me acompañe en cada paso que dé en esta ciudad, Viena. Que cada uno de mis pasos se dirija a la belleza.
  • Madre eterna, Tú que eres la encarnación de la poesía, de todo lo hermoso y eterno, concédeme que pueda seguir recibiendo los regalos de la belleza.
  • El sacerdote que nos reparte la Eucaristía, en realidad, reemplaza a la Bienaventurada Virgen María que nos da la plenitud de su vida interior, el mismo Dios, el Jesucristo de la Eucaristía.
  • Si la Bienaventurada Virgen María no me curó del todo la vista —de manera que leo con bastante dificultad—, en Lourdes amé el Rosario, que será junto con la Sagrada Eucaristía mi amigo más fiel hasta la tumba. Cuando tengan dificultades en la vida y se encuentren en problemas, tomen el Rosario de la Virgen y ella los consolará y les dará fuerzas para soportar todo con serenidad en una entrega total a la Voluntad de Dios.

Recemos a María sin cesar, para que muramos llenos de felicidad en su abrazo y en el Corazón de Jesús.

Oremos

Señor Jesús, el beato Ivan veneró de un modo especial a tu Celestial Madre María, se confió a Ella sobre todo en las tentaciones contra la sagrada pureza. Todos los días la honró con el rezo del Santo Rosario, hizo conocer su honor y su gloria y defendió a la Virgen cuando algunos despreciaron la preocupación maternal por la salvación de las almas, que mostró cuando se apareció en Lourdes. Te rogamos que por su intercesión también nosotros honremos a tu Santísima Madre, que Ella sea la guardiana de la pureza de nuestra alma, nos guíe por el camino de la santidad y nos lleve a la bienaventuranza eterna. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.

Dios de los cielos, con el beato Ivan Merz nos diste un gran ejemplo de virtudes cristianas. Con su vida santa, él nos mostró de qué manera, con la ayuda de Tu gracia, podemos alcanzar la santidad de la vida siendo laicos. Ayúdanos para que, animados por su amor a Cristo y a la Iglesia, vayamos por el camino de la santidad y heredemos su entusiasmo apostólico en la propagación de Tu Reino. Por su intercesión, concédeme la gracia especial por la que ahora pido… si esto es para beneficio de mi salvación eterna y para Tu gloria. Por nuestro Señor Jesucristo. Amén. Padrenuestro, Ave María y Gloria.

Agregar las Letanías del beato Ivan

 

Quinto día

LA IGLESIA – EL CUERPO MÍSTICO DE CRISTO

Beato Ivan, iluminado por la gracia de Dios, tú, como san Pablo comprendiste profundamente el misterio de la Iglesia como Cuerpo Místico de Cristo. En la Iglesia viste y encontraste la presencia de Cristo. Cuando una vez te preguntaron por qué amabas a la Iglesia Católica, contestaste: “Porque en ella veo la imagen clara del amadísimo Dios y Salvador Jesús con todas sus perfecciones y en el Santo Papa veo a mi Dios y mi Señor”. Ese amor tuyo hacia la Iglesia fue tu marca principal y tu idea más constante como intelectual católico. Idea que concretaste en tu gran devoción y reverencia hacia el obispo de Roma, el Papa, sucesor de Pedro en la tierra, además de los otros miembros de la jerarquía eclesiástica. Estudiaste con esmero sus palabras, sus encíclicas y mensajes y las difundiste, sobre todo a los jóvenes. Todo lo que escribiste sobre la Iglesia surgió de tu experiencia profunda. Aunque no fuiste sacerdote, fuiste “un pilar de la Iglesia de Dios”, como se decía de ti. De tu gran amor a la Iglesia surgió tu desinteresado compromiso de apostolado para atraer a todos cerca del seno de una Iglesia católica y apostólica. Tus pensamientos sobre la Santa Iglesia y el Santo Padre están llenos de entusiasmo y fe profunda:

Pensamientos del beato sobre la Iglesia

  • Lo más grande que existe en este mundo es la Santa Iglesia; lo más grande que hay en la Iglesia es la Misa, y en la Misa, la consagración.
  • La Iglesia es la culminación y el centro de toda la humanidad.
  • Que nuestro Señor Jesucristo, que en su cuerpo vivo, la Iglesia, santificó y bendijo todo lo creado, sea el centro de todo.
  • La Iglesia es un magnífico reflejo del propio Cristo.
  • El Papa es en la tierra el Cristo vivo y visible entre los hombres, esposo de la Iglesia.
  • El Papado es la columna vertebral y la base inamovible sobre la que se construye toda la Iglesia, característica que se extiende misteriosamente hacia todos los obispados del mundo.
  • Una de las características más importantes de cada católico es amar al Santo Padre y dirigir todas sus obras hacia las ideas del Papa.
  • El edificio de nuestra vida espiritual, de nuestro saber en la fe y de nuestro obrar debe construirse sobre la base inquebrantable de la verdad que el papado enseña de manera infalible. El Papado es la piedra angular de la vida espiritual de cada creyente.
  • En Roma se siente que todos los pueblos son hermanos de una familia común, la Santa Iglesia, de la que es padre y jefe el representante de Dios, el obispo de Roma.

Oremos

Señor, has dado a tu siervo el conocimiento profundo del misterio de la Santa Iglesia a la que se entregó y amó sinceramente. En ella vio la presencia de Cristo Salvador y deseó atraer la mayor cantidad de almas a su seno. Cultivó un amor especial hacia el Santo Padre y propagó su devoción entre los católicos croatas, sobre todo entre los jóvenes. Te rogamos que por su intercesión nosotros también amemos a nuestra Iglesia, la defendamos y sirvamos, escuchemos y sigamos a sus pastores y, como el beato Ivan leamos cuidadosamente cada palabra del Papa y pongamos en práctica su enseñanza y así hagamos realidad el Reino de Dios en la tierra. Por Cristo Nuestro Señor. Amén. 

Dios de los cielos, con el beato Ivan Merz nos diste un gran ejemplo de virtudes cristianas. A través de su vida santa, él nos mostró cómo con la ayuda de Tu gracia podemos alcanzar la santidad de la vida siendo laicos. Ayúdanos para que, animados por su amor a Cristo y a la Iglesia, vayamos por el camino de la santidad y heredemos su entusiasmo apostólico para la propagación de Tu Reino. Por su intercesión concédeme la gracia especial por la que ahora pido, si esto es para beneficio de mi salvación eterna y para Tu gloria. Por nuestro Señor Jesucristo. Amén. Padrenuestro, Ave María y Gloria.

Agregar las Letanías del beato Ivan

 

Sexto día

LA LITURGIA ES LA CULMINACIÓN DE LA VIDA DE ORACIÓN

Beato Ivan, por la gracia de Dios te convertiste en un hombre de oración, por la que estuviste totalmente entregado a Dios. Has dedicado hasta cuatro horas diarias a la oración de diferentes maneras: la Santa Misa, los Oficios, el Rosario, la Adoración y el Via Crucis. Pero el centro y el corazón de tu vida espiritual y de oración fue la Santa Liturgia, el culto oficial de la Iglesia Católica. De su centro —es decir, de la Santa Eucaristía— recibiste diariamente la inspiración para tu labor apostólica y la fuerza para recorrer tu camino hacia la santidad. Consciente del enorme valor del culto sagrado para la verdadera vida cristiana, con tus palabras y tus escritos entusiasmaste a jóvenes y adultos para que siguieran la liturgia; así te convertiste en uno de los campeones de la renovación litúrgica. Tus bellos pensamientos sobre la liturgia nos revelan el santuario de tu alma inmersa en el mundo espiritual; ya en la tierra querías alabar sin cesar la gloria de Dios, la que ahora cantas junto a los coros de ángeles por toda la eternidad.

Pensamientos del beato Ivan Merz sobre la liturgia y la oración

  • Nuestro espíritu tiende hacia el Espíritu perfecto. En la oración habla con Él y Él contesta de manera tan maravillosa que el hombre siente que respira el aire de las alturas.
  • En la Liturgia el hombre tributa del modo más perfecto el honor que corresponde a Dios.
  • La Liturgia es la oración oficial de la Iglesia, la oración oficial de la Prometida de Cristo; es el diálogo entre la Prometida y el Prometido divino.
  • Así como el Cordero es el centro del cielo, tal como lo dice san Juan, de la misma manera la Sagrada Liturgia gira alrededor de la Sacratísima Hostia, alrededor del mismo Jesucristo.
  • La Santa Liturgia es la mejor guía que nos revela en un modo muy pedagógico a través de un año todos los acontecimientos de la vida de nuestro Salvador.
  • Por medio del seguimiento de la Liturgia, el católico llega a ser grande y universal y comienza a sentir como lo hace la Iglesia.
  • Con la Liturgia se educan las almas.
  • La Liturgia es pedagogía en el verdadero sentido de la palabra, porque con ella el creyente revive en su alma todas las fases de la vida eterna de Cristo.
  • El creyente que reza la Liturgia se une a los coros de ángeles que sin cesar cantan la gloria del Creador, y de esta manera el hombre comienza ya en esta vida a ejercitarse en aquello que, lleno de felicidad y entusiasmo, hará por toda la eternidad.
  • La Liturgia es uno de los medios más poderosos para la paz universal.

Oremos

Señor Dios, tu siervo el beato Ivan estuvo profundamente unido a Ti por la oración de cada día. Sin cesar elevó su mente y su corazón hacia Ti, que lo atrajiste. Le concediste la enorme gracia de comprender el valor y la necesidad de la Santa Liturgia para la entrega personal y una vida verdaderamente cristiana. Concédenos que por su intercesión también nosotros seamos fieles a nuestras obligaciones espirituales, superemos nuestra debilidad y tibieza y dediquemos tiempo a la oración que nos une a Ti. Concédenos la gracia de que, gracias al ejemplo del beato Ivan también nosotros encontremos en la Santa Liturgia la fuente de la espiritualidad y la entrega personal, para que de esta manera ya en la tierra nos unamos a los coros angélicos para cantar tu alabanza. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.

Dios de los cielos, con el beato Ivan Merz nos diste un gran ejemplo de virtudes cristianas. A través de su vida santa, él nos mostró cómo con la ayuda de Tu gracia podemos alcanzar la santidad de la vida siendo laicos. Ayúdanos para que, animados por su amor a Cristo y a la Iglesia, vayamos por el camino de la santidad y heredemos su entusiasmo apostólico en la propagación de Tu Reino. Por su intercesión concédeme la gracia especial por la que ahora pido, si esto es para beneficio de mi salvación eterna y para Tu gloria. Por nuestro Señor Jesucristo. Amén. Padre nuestro… Dios te Salve…Gloria al Padre…

 Agregar las Letanías del beato Ivan

 

Séptimo día

LA LUCHA DE CUERPO Y ALMA CONTRA EL PECADO

EL ESFUERZO DEL ENTRENAMIENTO MORAL

Beato Ivan, desde tu juventud sentiste en tu ser, como escribe san Pablo, que la ley del espíritu y la ley del cuerpo que luchan una contra la otra (Rom. 7:21-23). Sentiste la aspiración de la perfección moral y de la santidad cristiana y por otro lado viste tu debilidad y tu limitación para lograr esos ideales. Iluminado por la gracia de Dios, fuiste consciente de que solamente es posible lograr la santidad cristiana a través de una vida espiritual intensiva que incluye la oración, tomar los sacramentos de la confesión y la Eucaristía, leer la Biblia y libros espirituales, practicar la ascesis personal y dominar las inclinaciones. Por eso utilizaste seriamente todos los medios que te dieron la Iglesia y los maestros de espiritualidad cristiana para lograr tu objetivo y hacer de tu alma una obra maestra. Nos dejaste hermosos pensamientos sobre tu vida espiritual y no vacilaste en anotar tus luchas, tus dudas y tus debilidades; con ello nos alientas y nos muestras que es posible dominar el cuerpo y su tendencia al pecado, alcanzar las virtudes cristianas y seguir a Jesús y así ascender por el camino de la santidad. Tus pensamientos nos alientan a seguirte:

Pensamientos del beato Ivan Merz acerca de la lucha contra el pecado y la debilidad moral

  • Como el pecado es el más grande mal —en realidad, el único mal, ya que nos priva del único bien, que es Dios—, lo que se impone es aborrecer el pecado y luchar contra él con todos los medios.
  • Hagamos lo que hagamos, todas las obras deben están dirigidas a lograr que se cometan menos pecados en el mundo y se realicen más obras meritorias.
  • El que lucha en las filas de la Iglesia tiene un solo enemigo, el pecado. Todas las otras cosas son de naturaleza indiferente, según puedan o no servir para vencer al pecado y procurar la salvación del alma.
  • No es suficiente sólo con creer.  Nuestra fe debe ser un modo de vivir, debe ser un indicador en el camino de la vida, para obrar según los principios de justicia y eternidad.
  • Ser un católico practicante debe ser mi propósito.
  • La ley de nuestro cuerpo es totalmente diferente a la de nuestra alma.
  • La humildad, la abnegación, el silencio y las buenas obras son las únicas cosas verdaderas ahora y después de la muerte.
  • Lucharé por la santidad y por la unión con el Señor Dios, y le pediré que me dé fuerzas para la lucha de la vida y energía para mi trabajo.
  • Dos Sacramentos —la Confesión y la Santa Comunión— son fuente de la constante y eficaz reforma de la vida interior de cada católico.
  • Dios quiere que las personas guien a otras personas en su camino hacia Èl. El que se confiesa recibe de Dios gracias especiales que muestran Su voluntad.

Oremos

Dios de los cielos, Tú animaste al beato Ivan a llevar una vida espiritual. Él respondió con prontitud y con toda diligencia utilizó los medios que la Iglesia proporciona para construir su espiritualidad. Hizo en su alma una morada digna de Ti y vivió una vida plena de gracia. Le diste la luz interior que le permitió ver sus debilidades y la fuerza para luchar contra ellas, y por Tu gracia venció en las tentaciones e hizo de su alma una obra de arte.

Te rogamos que por su intercesión también nos concedas la fuerza para superar las debilidades del cuerpo y del alma y que, llevados por su ejemplo y ayudados por su intercesión celestial, vayamos por el camino de la santidad. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.

Dios de los cielos, con el beato Ivan Merz nos diste un gran ejemplo de virtudes cristianas. A través de su vida santa, él nos mostró cómo con la ayuda de Tu gracia podemos alcanzar la santidad de la vida siendo laicos. Ayúdanos para que, animados por su amor a Cristo y a la Iglesia, vayamos por el camino de la santidad y heredemos su entusiasmo apostólico para la propagación de Tu Reino. Por su intercesión concédeme la gracia especial por la que ahora pido, si esto es para beneficio de mi salvación eterna y para Tu gloria. Por nuestro Señor Jesucristo. Amén. Padre nuestro, Ave María y Gloria.

 Agregar las Letanías del beato Ivan

 

Octavo día

EL AMOR AL PRÓJIMO A TRAVÉS DEL APOSTOLADO CRISTIANO EN LA PROPAGACIÓN DEL REINO DE DIOS

Beato Ivan, tu amor a Dios estuvo estrechamente ligado al amor al prójimo, donde se confirmó y evidenció con toda claridad. Sobre todo, en tu trabajo apostólico para la propagación del mensaje de Jesús y la fe cristiana, para que todos se encuentren con su verdad y entren en su Reino.

Extendiste por todos lados —y sobre todo entre los jóvenes— la conocida verdad de que en Jesucristo está la realización de todos nuestros deseos y aspiraciones. Casi no hubo tema de la vida de los hombres donde no hayas estado presente como apóstol con tus actos, tu palabra, tus escritos y tu devoción personal. Tu apostolado se centró sobre todo en los jóvenes, a quienes dedicaste tu trabajo profesional y tu tiempo libre. Antes que nada, quisiste hacerlos verdaderos cristianos para luego convertirlos en apóstoles de Cristo. Nos dejaste hermosos pensamientos acerca de tu apostolado y de la importancia del trabajo para salvar almas y para la transmisión del Reino de Dios entre los hombres.

Pensamientos del beato Ivan Merz acerca del amor al prójimo y el apostolado

  • El día que dedicamos a otro no es un día perdido, sino que es pura ganancia. Sólo están perdidos aquellos días que no hacemos nada por alguien.
  • Realizar una obra de amor hacia alguien que sufre es la base de la vida espiritual.
  • La generación joven tiene un amor apasionado por nuestro Salvador, que está siempre presente en la Santísima Eucaristía; de allí obtiene toda la fuerza para su apostolado.
  • Toda obra humana debe ser por amor y por el apostolado, para que se extienda el Reino de Dios entre los hombres.
  • Más importante que el arte es educar y llevar a los hombres hacia Jesús, y en esto el arte, como las demás cosas creadas, debe ayudar al hombre a llegar hacia Jesús.
  • Al trabajar, se debe buscar en primer lugar la salvación del alma, el bien de la Santa Iglesia.
  • El catolicismo no se extenderá si no hay quien trabaje, rece y sufra por ello. Esta es una ley de la propagación del Reino de Dios en la tierra.
  • La base y el éxito de nuestro trabajo apostólico está en nosotros mismos, en nuestra relación con Jesús, que debe morar en nosotros.

Oremos

Señor Dios, has colmado a tu siervo con tu amor, del que el beato dio testimonio y que de diversas maneras brindó a su prójimo. Lo mostró especialmente llevando a los jóvenes hacia Ti y trabajando para su bien espiritual, para la salvación de sus almas, procurando hacer de ellos cristianos conscientes y sólidos. Te pedimos que por la intercesión del beato Ivan también nosotros compartamos generosamente tu amor, trabajemos para que se extienda tu Reino y tratemos de acercar las almas hacia Ti. Por Cristo Nuestro Señor. Amén.

Dios de los cielos, con el beato Ivan Merz nos diste un gran ejemplo de virtudes cristianas. A través de su vida santa, él nos mostró cómo con la ayuda de Tu gracia podemos alcanzar la santidad de la vida siendo laicos. Ayúdanos para que, animados por su amor a Cristo y a la Iglesia, vayamos por el camino de la santidad y heredemos su entusiasmo apostólico para la propagación de Tu Reino. Por su intercesión concédeme la gracia especial por la que ahora pido, si esto es para beneficio de mi salvación eterna y para Tu gloria. Por nuestro Señor Jesucristo. Amén. Padrenuestro, Ave María y Gloria.

 Agregar las Letanías del beato Ivan

 

Noveno día

POR LA CRUZ Y EL SACRIFICIO HACIA LA SANTIDAD

Beato Ivan, al cuidar con esmero tu vida interior fuiste ascendiendo a la perfección cristiana. Colaboraste con la gracia de Dios con toda voluntad y trabajaste seriamente en tu autoeducación y en alcanzar las virtudes cristianas. El dolor y el sufrimiento te acompañaron desde muy joven: la enfermedad de tus ojos, tu participación en la guerra, la incomprensión hacia tu trabajo, tu última enfermedad y la misma muerte en plena juventud. Entregado a la voluntad de Dios, aceptaste con paciencia cada sufrimiento y se lo ofreciste a Dios como sacrificio. A través del dolor te compenetraste profundamente en el misterio de la Cruz de Cristo y comprendiste bien el valor redentor del sufrimiento Y cuando el Señor te hizo saber que dejaras este mundo para ir hacia Él, aceptaste dispuesto la decisión del Padre y ofreciste tu joven vida a Dios como sacrificio para la juventud croata. Los miles de jóvenes que te han seguido en tu camino hacia Dios son la prueba de que tu sacrificio fue grato a Dios. Ellos lo expresaron así: “¡Gracias, águila de Cristo, porque nos has mostrado el camino al Sol!”. En tu testamento, que es la última y más solemne confesión de tu fe, expresaste una profunda esperanza y la seguridad de que irías al encuentro de la unión con el amor divino del Sacratísimo Corazón de Jesús.

Pensamientos del beato Ivan Merz sobre la Cruz, el sufrimiento y la vida futura en la eternidad

  • Realizar a conciencia mis deberes de estado y considerar eso la cruz de mi vida, es mi sacrificio diario que trae bendiciones en la tarea de la salvación de las almas.
  • Debemos prestar toda nuestra atención a educarnos a nosotros mismos y a estudiar todo lo referente al catolicismo.
  • La lucha por la perfección, o ascesis, debe ser nuestro pan de cada día. Ella abre nuestra mirada interior, hace de nosotros personas generosas, apoya nuestra lucha contra el mal y nos da fuerzas para que no sucumbir.
  • Jesús, no permitas que te falle jamás y dame la fuerza para ser cada vez más parecido a Ti en aceptar voluntariamente el sufrimiento.
  • Nunca olvides a Dios! Lucha continuamente por la unión con él.
  • Siento en mí el fervor por las alturas infinitas, por el abrazo perenne del Hijo, el Padre y el Espíritu.
  • Todo el cristianismo se basa en el sacrificio. Quien no sabe qué es el sacrificio, no puede entender el cristianismo.
  • Si el Señor quiere que sufras y que no sanes, entonces hay que entregarse en Sus manos, ya que ni siquiera la bacteria más pequeña se mueve sin la mirada y la voluntad del Señor.
  • Espero la misericordia del Señor y la posesión eterna del Sagrado Corazón de Jesús.
  • Con el sufrimiento el hombre puede hacer más para extender el Reino de Jesús que con grandes trabajos y estudios y brillantes debates y discursos.
  • Quizá no podamos ver los frutos de este sufrimiento con los ojos terrenales, pero arriba, en el Corazón de Dios, se nos mostrará cuántas almas se salvaron por eso y a cuántas obras católicas les trajo bendiciones.
  • El sufrimiento es el medio más poderoso para salvar y santificar almas.
  • Dios, tómame y no permitas que me lamente mi elección. ¡Haz que reciba el cáliz del sufrimiento y que invoque Tu nombre en esta tierra para que después pueda mirarte cara a cara!
  • Mi vida fue Cristo y mi muerte ganancia.
  • Espero la misericordia del Señor y la posesión eterna del Sagrado Corazón de Jesús.
  • Mi alma alcanzó el fin para el que fue creada.

Oremos

Señor, has llevado al beato Ivan hacia la santidad a través del sufrimiento. Comprendió con claridad el valor de la aceptación voluntaria de la cruz diaria de nuestras vidas. Todo lo que le enviaste, él lo destinó a su santificación. Al final de su vida, no tomó la muerte de un modo pasivo sino que la convirtió en algo valioso que ofreció como sacrificio en favor de los jóvenes. Te pedimos que por su ejemplo y su intercesión también nosotros demos testimonio de ti y aceptemos los sufrimientos de esta vida entregándonos a tu Voluntad. Danos la gracia de que, como el beato Ivan, también nosotros con fe y esperanza esperemos Tu misericordia y un día merezcamos entrar en la posesión del amor de tu Divino Corazón. Por Cristo Nuestro Señor. Amén. 

Dios de los cielos, con el beato Ivan Merz nos diste un gran ejemplo de virtudes cristianas. A través de su vida santa, él nos mostró cómo con la ayuda de Tu gracia podemos alcanzar la santidad de la vida siendo laicos. Ayúdanos para que, animados por su amor a Cristo y a la Iglesia, vayamos por el camino de la santidad y heredemos su entusiasmo apostólico en la propagación de Tu Reino. Por su intercesión concédeme la gracia especial por la que ahora pido, si esto es para beneficio de mi salvación eterna y para Tu gloria. Por nuestro Señor Jesucristo. Amén. Padrenuestro, Ave María y Gloria.

 Agregar las Letanías del beato Ivan

 

¡Señor, ten piedad!
¡Cristo, ten piedad!
¡Señor, ten piedad!
¡Cristo, óyenos!
¡Cristo, escúchanos!

¡Padre celestial, ¡Dios, ten piedad de nosotros!
¡Hijo, ¡Redentor del mundo, ¡Dios, ten piedad de nosotros!
¡Espíritu Santo, ¡Dios, ten piedad de nosotros!
¡Santísima Trinidad, ¡Dios único, ten piedad de nosotros!

Beato Ivan, luz del cielo, ruega por nosotros
Adalid de Cristo Rey, ruega por nosotros
Adorador del Corazón de Jesús, ruega por nosotros
Devoto adorador de la Santa Eucaristía, ruega por nosotros
Fiel y obediente hijo de la Iglesia Católica, ruega por nosotros
Sincero seguidor del Santo Padre, ruega por nosotros
Maestro diligente de la doctrina católica, ruega por nosotros
Casto hijo de la Bienaventurada Virgen María, ruega por nosotros,
Perseverante en la oración del Rosario, ruega por nosotros
Profeta de Dios, ruega por nosotros
Hombre nuevo en Jesucristo, ruega por nosotros
Beato Ivan, héroe del amor hacia el prójimo, ruega por nosotros
Obra de arte divina, ruega por nosotros
Gigante del espíritu, ruega por nosotros
Obra maestra del Espíritu Santo, ruega por nosotros
Milagro de la gracia de Dios, ruega por nosotros
Renovador de la liturgia, ruega por nosotros
Apóstol de los jóvenes y mayores, ruega por nosotros
Defensor del honor femenino, ruega por nosotros
Modelo del apostolado laico, ruega por nosotros
Modelo de los intelectuales católicos, ruega por nosotros
Modelo de maestros y educadores, ruega por nosotros
Modelo y protector de la juventud católica croata, ruega por nosotros
Beato Ivan, ejemplo de la lucha contra el pecado, ruega por nosotros
Modelo de ascesis y superación, ruega por nosotros
Ejemplo de perfección cristiana, ruega por nosotros
Paciente portador de la cruz cotidiana, ruega por nosotros
Luchador de las altas montañas, ruega por nosotros
Plenitud de la madurez y santidad cristianas, ruega por nosotros
Guía de la generación de este tiempo, ruega por nosotros
Camino de nuestros días, ruega por nosotros
Testigo, protector y compañero de ruta, ruega por nosotros
Hermano nuestro, ruega por nosotros

Cordero de Dios que quitas los pecados del mundo,
¡Perdonamos, Señor!
Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo,
escúchanos, Señor!
Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo,
ten piedad de nosotros!

Oremos

Dios, nuestro Padre, el beato Ivan, fiel al llamado a la santidad que fue su bautismo, trabajo con diligencia para la educación de la juventud en la fe y la vida cristiana. Danos también a nosotros que, fortalecidos por su intercesión y alentados con su ejemplo, seamos testigos fieles y prediquemos el Evangelio con valentía. Por Cristo Nuestro Señor. Amen.

VISITA DEL PAPA A BANJA LUKA – BEATIFICACION DE IVAN MERZ

VISITA DEL PAPA A BANJA LUKA – BEATIFICACION DE IVAN MERZ

(HIC), ‘Papa u Banja Luki: 70 tisuca ljudi na misi u Petricevcu’, 23/6/2003

BANJA LUKA: 70 MIL PEREGRINOS ASISTIERON A LA MISA CELEBRADA POR EL PAPA EN PETRICEVAC

BANJA LUKA – La visita pastoral del Papa Juan Pablo II a Banja Luka (Bosnia-Hercegovina) transcurrio en una atmosfera solemne y pacifica sin que se haya producido ni un solo incidente.  En efecto, 40 obispos, 600 sacerdotes, 500 religiosas y casi 70.000 peregrinos de toda Bosnia-Hercegovina, Croacia, y de otros paises europeos, concurrieron a Banja Luka para asistir a la misa celebrada por el Santo Padre en Petricevac, quien ademas beatifico al croata laico Ivan Merz, nativo de Banja Luka.

Ya desde las 4,00 de la manana numerosos peregrinos se comenzaron a congregar frente a las ruinas del monasterio de Petricevac. A partir de las 7,00, mientras esperaban el arribo del Pontifice, los fieles comenzaron a cantar canciones religiosas y a agitar banderitas amarillas y blancas, lo que contribuyo a  crear un clima emotivo y solemne.

A las 11,30 comenzo la misa, que se extendio hasta las 14,00 aproximadamente. Antes de la homilia, el obispo de Banja Luka y presidente de la Conferencia Episcopal de Bosnia-Hercegovina, monsenor Franjo Komarica, saludo al Santo Padre y advirtio sobre la dramatica situacion de los catolicos en territorio de Bosnia-Hercegovina.

Dijo monsenor Komarica: “Durante los siglos de crecimiento y florecimiento, en esta region la Iglesia catolica tambien sufrio epocas y momentos dramaticos. Muchos obispos y sacerdotes (del clero secular y regular) al igual que muchos fieles seguidores de Cristo, pagaron con sus vidas su fidelidad a Dios y a la Iglesia. Durante la reciente tragedia belica (1992-1995) nos abstuvimos de devolver mal por mal. A pesar de nuestro comportamiento pacifista, por voluntad de ciertos factores de poder mundiales la Iglesia catolica en la provincia de Banja Luka se encuentra ahora al borde mismo de la extincion…

“Por nuestro origen, nuestra herencia religiosa y por nuestra civilizacion, pertenecemos a la gran familia europea. Por eso queremos y estamos en condiciones, de aportar a su desarrollo espiritual. Pero al mismo tiempo, estamos desilusionados y tristes por el hecho de que esa misma Europa no nos reconoce como hombres y naciones con los mismos derechos que otros europeos.

Que en esta parte de nuestro Viejo continente, este se convierta lo antes posible en una Europa unida, con igualdad de derechos para nosotros tambien. Por eso, Santo Padre, le pedimos humildemente y encarecidamente que siga usted siendo el vocero de todos los hombres desposeidos en sus derechos, sean o no catolicos”, dijo mons. Komarica.

Por su parte, durante la homilia el Santo Padre dijo entre otros conceptos: “Para toda una generacion de jovenes catolicos, el nombre de Ivan Merz significo un sistema de vida y comportamiento. Vuestra patria y vuestra Iglesia, queridos jovenes, sufrieron dificiles momentos y ahora hay que trabajar para que la vida se ponga en marcha nuevamente. Me dirijo a ustedes y les pido que no claudiquen, sino que trabajen con mas ahinco para que Bosnia y Hercegovina se convierta en un pais de paz. El futuro de estas latitudes tambien depende de ustedes”, dijo el Pontifice.

Evidentemente los fuertes dispositivos de seguridad distribuidos por toda la ciudad, desanimo al grupo radical serbio que habia amenazado con organizar manifestaciones de protesta contra la visita del Papa.

Al ver el alto grado de seguridad, muchos habitantes de religion ortodoxa tambien se animaron a ir a Petricevac para escuchar el mensaje del Papa. La familia de Andrija Nikolic, por ejemplo, quedo encantada con el clima reinante y con el sermon de Juan Pablo II.

“Fue hermoso! Lamento que algunos conciudadanos mios no hayan concurrido a Petricevac. Lo unico que les puedo decir, es que se perdieron mucho. Estoy profundamente conmovida por todo lo visto y ahora creo que tras escuchar las palabras del Papa, uno regresa a casa siendo una persona totalmente diferente y mejor”, dijo la senora Bozica Nikolic, de nacionalidad serbia, quien disfruto de la visita del Papa hombro a hombro junto con croatas de Medjugorje, Busovaca y Zagreb.

“Este es el mayor acontecimiento en nuestra vida”, dijeron Sanja Komadina y Marina Cavar, dos peregrinas croatas que vinieron de Medjugorje.

A pesar de que no habia sombra donde protegerse y que la temperatura subio a 30 grados, a cada paso podian verse mujeres vestidas en trajes tipicos de sus comarcas. Tras la misa, miles de peregrinos caminaron encolumnados alrededor de un kilometro hasta los autobuses que los llevarian de regreso. Los habitantes de la ciudad, en su mayoria serbios, salieron frente a la puerta de sus casas y contemplaban pacificamente pasar la procesion de fieles.

“Por supuesto que no me molesta su alegria y felicidad, porque que clase de persona seria yo si opinase lo contrario. Que canten y que disfrutan de la visita del Pontifice. Yo misma saldre a la puerta cuando el Papa pase frente a mi casa. Estoy contentisima por el hecho que podemos dar la mejor imagen de Banja Luka”, dijo Natasa Milosevic, serbia de Banja Luka.

REFLEJOS ESPIRITUALES DEL SIERVO DE DIOS IVAN MERZ

REFLEJOS ESPIRITUALES DEL SIERVO DE DIOS IVAN MERZ

Hermana MIRJAM RADOŠEVIĆ (*)

Studia Croatica, Buenos Aires, 1983, Año XXIV, Vol. 90-91, páginas 170-172.

Hace 55 años, Zagreb envuelto en luto, se despedía para siempre de Iván Merz, quien pasó por la vida terrenal como un rayo, dejando un destello luminoso de un ejemplo de la vida cristiana. Su trayectoria se podría dividir en varias fases: la colegial, la militar, la universitaria y la de docente, pero la podemos comprender en su totalidad sólo como de un católico integral, del imitador de Cristo por haber puesto en la práctica las palabras del Maestro: “Sed perfectos como es perfecto vuestro Padre que está en los cielos” (Mat. 5-48).

La perfección del hombre significa el restablecimiento del orden perturbado por el pecado original, por eso aquel que busca la perfección procura identificarse con Aquel a cuya imagen fue creado. Su modelo de santificación debe encontrar en Jesucristo su palabra, obra y sacrificio redentor. Es decir, ese ideal cristiano se logra con el sacrificio. Por eso Iván expresa: Cristo ha experimentado la lucha de toda la humanidad y el dolor de toda la historia, su misma vida evidencia claramente que el sentido de la vida es el dolor: mysterium crucis. La vida de los grandes personajes no era otra cosa que un verso de ese canto. “Si alguien quiere seguirme, niéguese a sí mismo, y cargue con su cruz diaria”. Su propia vocación y el deseo de ser perfecto fundamenta en la gracia: “El hombre que aspira vivir plenamente, debe vivir la vida de la gracia, según eso, únicamente la vida de los santos, es en realidad verdadera vida humana”.

Merz era convencido profundamente que el fin del hombre es Dios: Por la contemplación, el hombre se une a Dios y lo posee; en consecuencia; todo lo creado y toda la estructura de la vida humana ha de ser organizada de tal manera para que ayude al hombre a alcanzar la meta. Los medios más adecuados de la unión con Dios son: Eucaristía, Liturgia, lectura espiritual, práctica de las virtudes.

En la vida de Merz, el factor principal de la vida espiritual es la Eucaristía. “El hombre es sumamente débil y sin la ayuda del otro nada puede. Por eso el Dios de la eternidad entró en la historia y se hizo el centro de todo el macrocosmos entregándose a sí mismo, para renovarnos, espiritual y corporalmente; no olvidemos ese inmenso amor. La Santa Comunión es el medio más eficaz y más fácil de la renovación y del crecimiento de la vida interior; el alma se hace partícipe de lo infinito y de la eternidad.” El conocimiento y el amor de Dios se perfeccionan con la meditación de la Sagrada Escritura: correspondiente a la liturgia del día. El Evangelio es el reflejo fiel de la vida interior de Jesús.

La Iglesia es la Esposa de Cristo y la relación entre la Esposa y Cristo se refleja en la Liturgia. “Sus oraciones y movimientos, sus melodías y sus perfumes son las proyecciones del cielo en la tierra. Por la liturgia conocemos perfectamente que Dios es el Creador de los mundos, es el Dios de la justicia severa, Dios del Amor, asimismo Dios de la belleza absoluta que nos embriaga con su esplendor y luz, el que hace que todas nuestras dificultades de la santa fe, todas las cruces y humillaciones sean mucho más fáciles. En fin, por la liturgia, el hombre, de modo perfecto, rinde culto a Dios, aquel culto que le pertenece. El creyente que reza litúrgicamente, se adhiere a los coros de los ángeles que alaban al Creador sin cesar; en realidad el hombre de ese modo ya en la tierra se anticipa en aquel goce que llenó de alegría y júbilo vivirá en la eternidad.”

El punto muy importante en la espiritualidad de Iván Merz lo ocupa María. Siendo aún alumno la elige por su madre, guía y modelo. El amor y la fidelidad hacia María adquieren grandes dimensiones en él después de peregrinar a Lourdes. Fe, Eucaristía y María vividos, en Lourdes perfeccionan su figura espiritual y se convierten en la fuerza vital de su actividad apostólica. Merz se centrará en especial en aquella realidad de la vida de María – Que se haga en mí según tu voluntad- y afirma: “En su vida no hubo un sólo momento que ella no haya cumplido la voluntad del Altísimo; ella cumplía la ley de Dios, ella se sometía a las costumbres de su pueblo, en fin, ella practicaba los consejos que su alma recibía de un modo directo del Espíritu Santo.”

Iván practicaba muchas virtudes, entre ellas son destacadísimas el amor a Dios y la virtud de la santa Pureza. Su amor a Dios era una gran palanca que con la irresistible fuerza lo atraía hacia las cumbres en cercanías de Dios Trino y Uno. La Pureza lo libraba de los desordenados deseos de la carne y así con el corazón puro pudo abordar el misterio de Dios y servir con generosidad a su prójimo, especialmente a su pueblo croata, en particular a la juventud que quiso educar para Dios, la Iglesia y la Patria.

Para lograr el deseado fin de la perfección y unión con Dios, Iván ya en la juventud se propone a cumplir unas reglas de vida que podemos sintetizar: mortificación del cuerpo, estar siempre en la presencia de Dios con la oración, meditación y jaculatorias, cumplir conscientemente sus obligaciones personales.

No se puede hablar de Merz sin que se mencione sus principios sobre la importancia de la Iglesia Católica y la fidelidad al Santo Padre. “He ahí lo que es más grande e importante en el mundo, la Iglesia, la cosa más grande en la Iglesia es la Santa Misa y en la Misa la Consagración. Tal como Cristo tenía durante su vida terrenal orientado todos sus pensamientos hacia el Gólgota, así la Esposa de Cristo, la Iglesia dirige su mirada hacia el altar. Entonces, lo que ocurre en el altar, es el hecho más importante que se realiza en el mundo. Ahí se realiza la obra social, oración y sacrificio que ha ofrecido Jesucristo en el Calvario por la salvación de todo el mundo.” Del Santo Padre dice: “En la confusión que reina en el mundo, donde es difícil distinguir la verdad del error, el bien del mal, la Providencia ha puesto en la montaña un faro que alumbra los siglos y todos los pueblos. La cátedra de Pedro -el ancla de la esperanza y el puerto de la salvación- es el sostén donde debemos encontrar la protección si no queremos naufragar nosotros.”

Merz no se conformó sólo buscando caminos de su propia perfección. Además de la vida de oración, de abstinencia y penitencia, fuera del cumplimiento de sus obligaciones particulares, dedica todo su tiempo libre a la Acción Católica. Enseña, anima, organiza, siembra en los corazones jóvenes el amor hacia Dios, la patria, la responsabilidad en la vida social, política, educativa y económica. Aseguraba que la presencia de los católicos en la política, la educación y la economía es necesaria, puesto que si ellos vivieran y trabajaran según los principios católicos, entonces se crearían las condiciones que facilitarían al hombre orientarse hacia Dios que es su principal fin. Merz considera que la solución del problema de la propia existencia del pueblo croata y su progreso moral, cultural y espiritual radica en la formación de los grandes hombres, puesto que ellos construirían una patria grande. Por eso exhorta: “Muchas penas hay que soportar para que nos perfeccionemos al menos un poco.” Observando la triste situación del pueblo croata después de la primera guerra mundial aconseja estudiarnos mejor y con humildad y austeridad y luego pasar a una renovación fundamental colectiva basada en los principios y programas católicos.

Buscando la solución a las dificultades y la preparación del progreso del pueblo croata, él destaca que podemos mejorar y lograr la anhelada meta sólo si habrá los que sabrán trabajar, rezar y sufrir voluntariamente por la extensión del reino de amor y de paz entre las almas y los corazones de todos.

(*) La hermana Radošević pertenece a la congregación religiosa “Hermanas de caridad de San Vicente de Paul de Zagreb”. Es licenciada en humanidades (Universidad de Asunción del Paraguay). En la actualidad ejerce como superiora (provinciala) de la “Provincia de Cristo Rey en América Latina” (Argentina, Paraguay y Uruguay), con sede en Buenos Aires.

TERCERA PARTE

P. Božidar Nagy, S.J.

FUENTE DE VIDA
BEATO IVÁN MERZ Y LA EUCARISTÍA

FUENTE DE VIDA
BEATO IVÁN MERZ Y LA EUCARISTÍA

Editor:
Causa de la canonización del Beato Iván Merz
Zagreb, 2005.


Tercera parte
El Beato Iván Merz
y la Eucaristía
vistos por los coetáneos

“Cada manana comulgaba. Sabíamos que esto para él era la obligación más sagrada del día. Una noche cuando le acompanamos a su casa le preguntamos si podría dejar de recibir cada día la Comunión debido que se acuesta tan tarde. ‘De ninguna manera se puede ceder al cuerpo cuando se trata de algo tan importante. En esto consiste educar la voluntad y respetar el horario del día aunque todas las circunstancias aparentemente fueran contrarias. Si desean diariamente recibir la Sagrada Comunión entonces levántense, no importa cuando se acostaron.’(Dusan Zanko, Del hombre de Dios, Domingo No 21, 26.V.1929.)

LA EUCARISTÍA EN LAS BIOGRAFÍAS DEL BEATO IVÁN MERZ

Los dos primeros biógrafos del Beato Iván Merz, los que lo conocían personalmente, el D.r Dragurin Knieweland y el P. José Vrbanek, en sus biografías del Beato Iván Merz traen capítulos especiales de su devoción eucarística.

El Salvador Eucarístico
Del libro del Dr. Dragurin Knieweland
Dr. Iván Merz – vida y obra

“Más que todo amó al Salvador eucarístico: lo visitaba, lel rezaba, a Él se confiaba, a Él lo adoraba y por Él se sacrificaba. Un companero y colaborador más íntimo de Iván cuenta que a menudo pasaba con él por Zrinjevac, acompanándolo a su casa: “mucho tiempo no pude saber a quién Iván saludaba sacándose el sombrero entre la Academia de Strossmaer y el Pabellón Artístico y siempre lo hacía. Cuando una vez le pregunté, sonrió y me dijo: ‘No sabes que estamos frente de la Iglesia del Sagrado Corazón de Jesús’? Nunca hubiera pensado en eso puesto que esa iglesia se encontraba a la misma altura a tres calles paralelas a nosotros. Eso me convenció de que el alma de Iván siempre buscaba el Sagrario y que allí aprendió la sabiduría de la vida, aunque se encontraba en la vorágine más grande del mundo. (…)’
En ocasión de celebrarse el II Congreso Eucarístico en Zagreb en 1930 el conde Pedro Pejacevic hablando sobre “La Eucaristía y los universitarios” ante el nuncio apostólico, el episcopado y una distinguida asamblea, destacó que no puede dejar de decir algunas palabras y recordar al querido companero y amigo Iván Merz que fue ejemplo vivo de hombre eucarístico (…) En su trabajo solo buscaba el Reino de Dios (…) ?Por qué sus palabras penetraban tan profundamente en nuestro corazón? Después de su discurso anotó en su diario: ‘Hablé con el fervor que me ha dado la Sagrada Eucaristía!’ Sí, el foco de la vida del alma de Iván era la Sagrada Eucaristía.
Por mucho tiempo no supe en realidad qué causó en Iván tanto amor hacia al Santo Padre y la solución de este enigma era muy simple. El Papa era para Iván el Vicario de Cristo en la tierra, el Vicario de Cristo que en la Eucaristía aparentemente calla, y nosotros necesitamos y deseamos no solamente ayuda e indicaciones de la invisible e inaudita Gracia de Dios, sino también la palabra visible y sentida: El Papa era para Iván Cristo, que no calla más sino que habla y visiblemente dirige a su Iglesia, Cristo – como lo dijo el Papa pío XI en ocasión de la apertura del Congreso Eucarístico en Roma 1922.

El centro Eucarístico
Del libro del P. José Vrbanek
EL HERALDO DE CRISTO – IVÁN MERZ
Zagreb, 1943

Explicar científicamente la presencia de Jesús en la Eucaristía es algo que aprendió Iván recién estudiando la filosofía cristiana en el ano 1923 con el P. Alfirevic, entonces se dio cuenta de que no se contradice con la razón el hecho de que la sustancia se transforme y los accidentes exteriores, como la apariencia del pan, permanezcan. Por su contenido son conceptos diferentes, no se contradicen y se pueden pensar separadamente. Aquello del pan, lo que lo hace pan y se convierte en el cuerpo de Jesús, y aquel velo de apariencias de pan, lo que detectamos con los sentidos, sigue permaneciendo el velo del cuerpo de Jesús. Iván no tenía dificultad de creer que eso lo puede hacer Aquel que pudo multiplicar cinco panes y de ellos comieron y se saciaron cinco mil personas. Y el hecho de que así lo quiso habla de su amor que va al encuentro de la necesidad y del anhelo del corazón humano por acercarse a lo divino. Justamente esa necesidad y ese anhelo eran exageradamente fuertes en Iván en los últimos anos de bachillerato. La causa indudablemente la encontramos en la educación de la congregación, en la buena lectura y en el ejemplo del buen maestro, guía; pero aquella fuerza sin tener un conocimiento científico formado en un muchacho inteligente y talentoso se puede explicar solo como un don especial – el carisma. Iván en primer lugar creía en la bondad de Dios; a ejemplo de San Juan, sin que se notara, un día hacía una hora de adoración y otro día rezaba el Vía Crucis, a menudo los dos cosas, una y otra y las dos cosas juntas. Las horas ante el Santísimo le pasaban rápido porque ahí estaba encerrada la sabiduría eterna, Jesús vivo, e Iván supo hablar con Jesús. Los dos tenían de qué hablar: tenían los mismos objetivos, la gran renovación de la juventud croata, de toda Croacia. Ahí recibía la inspiración para cientos de sus artículos entre los cuales existe solamente uno, o dos, en los que no se menciona la Eucaristía.
Todo era para Jesús y la Eucaristía es Jesús vivo y cercano, Dios con nosotros. Entonces qué era más natural para él que pensar en Él, consultarse con Él, desahogarse con Él, de Él recibir la fuerza para el apostolado y para el sacrificio. (…) La característica principal de Merz era: vivir la vida de Jesús con la Iglesia.

SEGUNDA PARTE

P. Božidar Nagy, S.J.

FUENTE DE VIDA
BEATO IVÁN MERZ Y LA EUCARISTÍA

FUENTE DE VIDA
BEATO IVÁN MERZ Y LA EUCARISTÍA


Segunda parte

JESÚS EUCARISTÍA CENTRO DE LA ESPIRITUALIDAD Y DEL APOSTOLADO

El período del apostolado público

Beato Iván Merz – En Zagreb desde 1922 hasta 1928

El último período de la vida del Beato Iván Merz , su labor apostólica en Zagreb desde 1922 hasta 1928, está caracterizado por la presencia intensiva de Cristo Eucarístico, primero en su vida espiritual y luego en su apostolado.
Al igual que después de la guerra, durante sus estudios en Viena y París, el Beato Iván Merz en Zagreb también cada día asistía obligatoriamente a la Santa Misa y recibía la Sagrada Comunión en la Basílica del Sagrado Corazón que era la iglesia más cercana al departamento donde vivió. Generalmente asistía a la Santa Misa matutina de las 6.30 hs. que seguía con su misal en idioma francés y latino para entender lo que el sacerdote rezaba en el altar. (En aquel entonces la Santa Misa se celebraba en latín.). A la tarde casi obligatoriamente venía de nuevo a la misma iglesia para rezar el Vía Crucis y adoraba al Santísimo. En la capilla del Bachillerato Arquidiocesano, donde trabajaba, siempre hacía la visita a Jesús sacramentado, algo que notaron bien tanto sus alumnos como sus colegas profesores.
El Beato Iván Merz no llegó a tratar los temas teóricos de teología y exégesis de la persona de Jesús. Para él, Jesucristo es el Dios encarnado, el Salvador del mundo que ama al hombre. Este hecho lo acepta sin discusión ni reserva, totalmente, con generosidad, con todas las consecuencias que surgen de ello, y lo transforma en el fundamento de su vida. Experimentó profundamente a Jesucristo y su obra redentora. Por ahí en algunos artículos dejó algunos pensamientos elaborados sobre Jesús, pero siempre en un contexto de apostolado; siempre se ha preguntado qué hay que hacer por Jesús, cuyo amor siente, que nos ama, que está presente en su Cuerpo Místico (la Iglesia) y en la Eucaristía, y qué hay que hacer para extender su Reino. Su Jesucristo nunca está separado de la Iglesia, de la Eucaristía y de la jerarquía eclesiástica. Ese es Jesús que tiene varios rostros: el rostro que aparece en la Eucaristía, el rostro que nos habla, nos escucha y nos ve en el Papa, el rostro que se halla en su Cuerpo Místico que es la Iglesia. Toda su misión apostólica y todo su celo apostólico son la expresión de lo que Jesucristo significaba para él, sobre lo que no teorizaba mucho sino que más bien sobre Él y para Él daba testimonio con su vida, predicaba con el ejemplo y trabajaba por Él en su obra apostólica.
En los retiros espirituales que realizó desde el 7 hasta el 9 de noviembre de 1923 se puede leer:
“Jesús, que dulce es pertenecer a tu ejército, servir bajo tu bandera. Me olvido de mi padre y de mi madre y de todo lo que me es grato cuando me acuerdo de tu imagen celestial y de tu tierna Madre. Jesús, me entrego a Ti enteramente. Me gustaría servirte allí donde continuamente se piensa en Ti y donde podemos servirte solamente a Ti.” Todos los demás apuntes son un diálogo íntimo entre él y Jesús, siempre orientado a la práctica. Siente que Jesús exige algo de él., piensa qué es lo que le podría dar, su ejemplo lo atrae para seguirle, le pide que le ayude en sus decisiones e intentos de seguirle:
“Te pido, Jesús, que en la vocación que elegí, siempre procure asemejarme a ti; no buscar para mí ningún bien, ser obediente a tus inspiraciones en mí alma y a los consejos de mi director espiritual, de quien Tú te sirves y no poseer otro esposo excepto solamente a Ti, mi Salvador. No permitas que te sea infiel; dame fuerza, que en las mortificaciones voluntarias me asemeje más y más a Ti. Por eso te pido, Jesús, que en mi profesión pueda siempre dedicar el tiempo necesario a la meditación sobre las verdades eternas, y estar simepre en comunión contigo, Dios mío.”
Jesús no es para él sólo un amigo íntimo, sino también el Rey que invita a que lo sirvan, Rey por cuyo Reino hay que soportar todas las humillaciones y utilizar todas las fuerzas: “No es suficiente reconocer a Cristo como Rey en la vida privada y familiar. Cristo debe convertirse en Rey de toda la vida pública, porque es Dios y dueno de todo.”
El aspecto fundamental de la vida del Beato Iván Merz en su edad madura era la Eucaristía. Para él Jesucristo sin la Eucaristía es inconcebible. Toda su vida fue impregnada por la Eucaristía; comulgaba diariamente; a su vez encontraba tiempo cada día para la adoración y la visita eucarística. Ya vimos en su Diario como Dios le dio la gracia de tener la experiencia concreta de Cristo eucarístico. La sagrada Comunión le atraía con fuerza y gracia misteriosa. Sin embargo su experiencia eucarística no la guardó en su interior sino que compenetró con la Eucaristía toda su obra apostólica y procuró acercar especialmente a los jóvenes a Cristo eucarístico. En sus artículos a menudo encontramos los temas eucarísticos, que provienen de su profunda convicción sobre la importancia de la veneración a la Eucaristía y de la Comunión frecuente.
A continuación traemos distintos aspectos de su concepción y vivencia eucarística.

GRAN ADMIRADOR DE LA EUCARISTÍA

Fe en la presencia de Cristo en la Eucaristía

La primera característica de la devoción eucarística del Beato Iván Merz es su viva fe en la presencia de Cristo en la Eucaristía. Sin escepticismo, sin titubeos acepta la fe de la Iglesia en la presencia eucarística de Cristo, una de las verdades de la fe católica que muchos para poder aceptarla deben realizar un enorme sacrificio intelectual. Cuando habla de la importancia de la iglesia como edificio y espacio para la oración el Beato Iván Merz destaca su primacía respecto a otros ambientes e indica las razones por las cuales esto es así:
“Pero para los católicos se impone una razón más fuerte que todas las demás: la presencia mística de Cristo en el sagrario, su excepcional cercanía que le da a la oración más sinceridad, más intimidad, más fervor y una profundidad más clara. Ella nos atrae irresistiblemente, nos infunde el deseo de orar y cuando tal vez no sintamos ese deseo hace que nuestra visita a la iglesia no sea solamente un momento de oración sino también un acto de sublime benevolencia mística, una visita al cautivo del amor y un intento de devolverle con eso su ininterrumpido e inapreciable sacrificio.”
Debido a la presencia sacramental de Cristo el Beato Iván se opone a la ejecución de las obras profanas de la música “puesto que no son compuestas para honrar a Cristo, sabiendo que Él verdaderamente está presente en el Santísimo Sacramento del Altar”.
Una experiencia particular de la presencia de Jesús en la Eucaristía fue experimentada por el Beato Iván en ocasión de la peregrinación a Lourdes. En su monografía titulada Los milagros recientes de Lourdes cuenta como fue la procesión de Lourdes y las invocaciones que se rezaron en esta ocasión, escribe:
“Toda la gente repetía al unísono las invocaciones y así testimoniaba la fe en la presencia milagrosa del Galileo, Jesucristo, Hijo de Dios y en la veracidad de la fe católica…”
En otro artículo describiendo la procesión de Lourdes menciona a los que participan de ella: “Ahí está la gente, el clero y luego el mismo Jesucristo bajo la especie de Pan, donde lo llevan bajo el pequeno firmamento”. En otro artículo escribe sobre cómo los peregrinos de Lourdes vuelven a sus casas “convencidos profundamente de que el Creador del mundo y el Cautivo que realiza milagros en Lourdes reina en el sagrario de cada iglesia católica y arde con su amor divino por las almas con las que desea unirse a menudo y diariamente.”

Lema de la organización “Los Águilas”:
Sacrificio – Eucaristía – Apostolado
En ocasión de la fundación de la organización “Los Águilas”, en el ano 1923, cuando se buscaba el lema de la organización fue aceptada la propuesta del Beato Iván Merz en una de las primeras sesiones de la Organización de los Águilas. El lema que Iván tomó de la juventud de Francia era “Sacrificio, Eucaristía y Apostolado.” Este lema se ha convertido en la idea principal de toda la organización; muchas veces fue elaborada, comentada y siguió inspirando a la juventud también después de la muerte de Iván Merz y aún después de ser suprimida la organización. El lema también se publicó en la primera página de la edición croata “El libro de Oro” de la organización. De tal manera el Beato Iván Merz desde el principio orientó a la organización completa de los Águilas no solo teóricamente sino que también en la práctica hacia la fuente eucarística y le imprimió a todo el movimiento un sello y una dirección eucarísticos.

LA EUCARISTÍA EN LOS ESCRITOS DEL BEATO IVÁN MERZ

Su inmenso amor Dios lo revela mejor en la pequena Hostia.

“He sentido todo el amor de Dios, que se revela en sus inmensos beneficios. Beneficios para el cuerpo y para el alma. En todos El está presente, El trabaja sólo dándonos sus dones. Mueve el universo, las estrellas, para que yo pueda vivir, para que las plantas puedan crecer, para que me alimente de ellas. Pero la bondad más grande es cuando Dios que es infinito se nos da. Nos revela su grandeza a través del infinito universo, de los grandes océanos. Su amor en la Gracia Santificante llena consigo mismo a millares de almas pequenas, insignificantes e infieles y las hace participes de su infinitud. Más aun, Él demuestra su infinito amor no solo dándonos sus bienes, no solo estando presente, obrando sólo y dándonos estos dones – sino dándonos su inmensidad e infinitud como alimento en la pequena Hostia.
Oh , inmenso amor de Dios que colmas a la insignificante y miserable criatura humana con tan incomprensible don! En agradecimiento me entrego a Ti, mi Dios. Recíbeme, no permitas nunca que tenga que mirar a otro lado y arrepentirme de mi elección. Haz que acepte el cáliz del sufrimiento e invoque tu nombre en esta tierra para que después pueda mirarte cara a cara!” (Notas de los retiros espirituales, del 9.XI. 1923.)

?!Para nosotros, dónde está más presente Dios que en la Eucaristía!?

“La Madre de Dios es para nosotros un verdadero ejemplo. Ella es llena de gracia, toda la inmensidad interior de la vida del mismo Dios llenaba su alma; Dios infinito nos regala su propia vida a través de Ella; para nosotros, ?dónde está más presente Dios que en la Eucaristía? El sacerdote que la reparte en realidad reemplaza a la Virgen María que en su inmenso amor nos entrega la plenitud de su propia vida interior, su vida eterna sin límites, nos da al mismo Dios Jesucristo Eucaristía… En verdad, quien encuentra a María encuentra su vida interior, la vida de la plenitud de la Gracia en su alma, encuentra la vida de la Santísima Trinidad. María nos entrega esta plenitud de vida en la Sagrada Eucaristía; de este modo las aguas nuevas de la inmensa vida divina comienzan a correr en nuestra alma; nosotros realmente comenzamos a ‘gozar de la salvación del Senor, como nos indica la Liturgia.” (Iván Merz, La fuerza interior de la Congregación. – Mensajero Católico, No. 51, 1923. )

Comulgar diariamente y si es posible visitar al Santísimo Sacramento del Altar

En su esfuerzo por alcanzar la perfección de la vida cristiana el Beato Iván Merz establecía sus propósitos, especialmente en los retiros espirituales. Aquí elegimos sólo algunos propósitos; entre ellos están los que se refieren a la Eucaristía.
– Antes de cada oración acordarse de la meditación matutina.
– Cuando hay suficiente alimento comer menos masitas.
– Pequeno secreto: Jesús, deseo amarte más y más por María.
– Como penitencia cumplir más perfectamente las obligaciones profesionales.
– Comulgar diariamente y si es posible visitar el Santísimo Sacramento.
– Mis charlas y mi trato con el prójimo debe ayudarle y no distraerle en su contemplación.
– Ser muy prolijo.
– Nunca murmurar por la comida.
– A la manana al levantarse, lavarse e ir a la iglesia, pensar en la Sagrada Eucaristía.

Las verdades de la fe son el único verdadero criterio para comprender
objetivamente la vida y el arte

“Con respecto al juicio ético del arte, según el cual solamente es lindo aquello que también es bueno, existe una ciencia, un criterio universal, que a través de los siglos ordena en un conjunto armónico las partículas de su juicio crítico de todos los aspectos de la vida que están sometidos a un cambio continuo. Este criterio crítico sistemático es la concepción de la Iglesia que se ha desarrollado como grano de mostaza hasta transformarse en un gran árbol. Según esto la crítica será relativamente más objetiva cuando miramos las obras de arte a través de las verdades cristianas, verdades sobre las que los siglos dan testimonio de que son auténticas(…) Las verdades de fe son los únicos criterios para concebir la vida y el arte objetivamente(…) Un crítico responsable debe llevar una intensa vida eucarística, penitencial y social, debe procurar crecer como persona, procurar ser santo, porque recién así en la vida y en el arte podrá de una manera intelectual e intuitiva encontrar y desenredar los finos hilos que forman el Reino de la Verdad, de la Bondad y de la Belleza, un fuerte e inseparable conjunto.” (Iván Merz, Crítica objetiva – Educación Croata, No 4-5).

Así como el Cordero es el centro del cielo la Liturgia se mueve en torno a la Hostia

“La Liturgia es necesaria. La misma naturaleza humana la exige. La fe y los hombres que afirman que se puede honrar a Dios sin los ritos preestablecidos no conocen la naturaleza inmutable del hombre (…) La liturgia solemne en cierto modo es la proyección del cielo en la tierra. El centro del cielo, si nos es permitido expresarnos humanamente, es el mismo Dios Todopoderoso y los ángeles y los santos en torno a Él celebran los actos litúrgicos. Cuando nos imaginamos el cielo en general nos servimos de las imágenes del Apocalipsis de San Juan Apóstol y que nos lo presenta como el templo más sublime en el cual se celebran hermosas e incomparables funciones litúrgicas. De la misma manera que según San Juan el Cordero es el centro del cielo la Sagrada Liturgia se mueve en torno a la Hostia – en torno al mismo Jesucristo”. (Iván Merz, Algo de la hermosura de la liturgia católica. – Vida, No 5, 1924.)

Lo más grande del mundo: la Iglesia, la Misa, la Consagración

“Lo más grande que existe en la tierra es la Santa Iglesia; lo más grande en la Iglesia es la Misa y lo más grande en la Misa es la Consagración. Como Cristo durante su vida terrena tenía orientados todos sus pensamientos hacia el Gólgota así la Esposa de Cristo, la Iglesia, dirige su mirada hacia el altar. Lo que se realiza en el altar es lo más grande que sucede en el mundo. Allí sucede una obra social, Kategzohen, oración y sacrificio, que por la salvación de todo el mundo ofreció Jesús en el Calvario y que la jerarquía católica –PORTADORA DEL ORDEN SAGRADO DE CRISTO– ofrece públicamente a Dios por todos los hombres y en el nombre de todos.” (Iván Merz, Renovación espiritual por la liturgia – Luz, No 1, 1924.)

Fuente de la liturgia y de la vida: la unión con Cristo en la Santa Comunión

“La Santa Comunión, que es donde su cuerpo y su alma se unen con la misma Divinidad, debe ser la cumbre de su vida; en este acto está la culminación de toda la Liturgia. Todas las oraciones y cantos sublimes, todas sus meditaciones, todos sus actos durante el día deben ser cristocéntricos, deben estar orientados hacia este único momento de su vida diaria. De esta manera ya en la tierra se cumple su fin último y participa del mismo ser de Dios.” (Iván Merz, La renovación espiritual por la Liturgia, Luz, No 1, 1924.)

Por la sagrada Comunión nos convertimos en participantes de la vida
eterna de la Palabra de Dios

“Convénzanse de que la Santa Misa sin la Santa Comunión en cierto modo está recortada. El Salvador pudo encarnarse también bajo las especies de oro o piedra; pero no lo ha hecho sino que tomó la forma de pan y vino y con eso nos ha dicho claramente que desea que en cada Santa Misa lo comamos. Nosotros en cada Santa Misa, nosotros, Cuerpo Místico, la plenitud del Cuerpo de Cristo. El sacrificio recién está completo cuando en la Misa nos unimos con el amor de Jesús transfundiéndonos mutuamente. Eso lo llevamos a cabo a través de la Sagrada Comunión. Por eso todos los cristianos comulgaban en cada Santa Misa y ya el Concilio de Trento hace 350 anos expresó el deseo de que los cristianos comulguen siempre cuando asisten a la Santa Misa. Hagámoslo nosotros también, seamos católicos actuales y convirtámonos por la Sagrada Comunión en participantes de la vida infinita de la Palabra de Dios”. (Iván Merz, Renovación espiritual por la Liturgia, – Luz, No 1924)

Nuestra primera alegría en la tierra es la Eucaristía, ella nos lleva a la
cumbre de la perfección

“La Eucaristía, el medio más poderoso para nosotros en esta tierra, es aquel fuego que quema en nosotros el óxido del pecado y da vida a nuestra alma para que arda con nuevo fervor. Entonces nosotros mismos experimentamos las palabras de San Pablo que dijo: “Vivo yo, pero ya no vivo más yo sino que Cristo vive en mí” (Gal 2, 20). Eso es el fruto de la Sagrada Eucaristía. Ella nos lleva a la cumbre de la perfección cristiana, a la verdadera vida interior. Ella es nuestra primera alegría en la tierra; por ella ya en la tierra nos convertimos en participantes de la futura gloria celestial.
Nosotros vivimos en un tiempo afortunado; todos nosotros podemos gozar de los frutos del pontificado de Pío X; podemos estar a menudo, diariamente con Él, que es nuestra alegría plena. Debido a la disposición del Santo Padre la tierra se ha convertido en el cielo y aquellos católicos que aún no han comprendido el significado de la Santa Comunión frecuente y diaria son miserables.
Por la Santa Comunión en nuestra alma comienzan a correr aquellas aguas que conducen a la vida eterna (Jn 4,14). La Santa Comunión transforma más rápida y fácilmente nuestra vida interior y la eleva. En la Sagrada Comunión el alma celebra sus triunfos, ella se asemeja a su Divino Esposo, se hace divina. Es como si las fronteras de la perfección interior desaparecieran; el alma se hace participe de la inmensidad y de la eternidad.” (Iván Merz, La fuerza interior de la Congregación. – Periódico Católico, No 51, 19+23.)

La fe en la presencia de Jesucristo Eucaristía, el Galileo de los milagros
Descripción de la procesión eucarística de Lourdes del ano 1924.

“A las 16.30 iba a la gruta; afortunadamente había mucha gente frente a la Iglesia del Santo Rosario y tuve que esperar la procesión con el Santísimo Sacramento. Antes de empezar la procesión, frente a la gruta, la gente rezaba el rosario. Los sacerdotes esperaban con las manos extendidas e iniciaban las oraciones. Después de cada misterio, tres veces se cantaba el hermoso y angelical Gloria Patri (Gloria al Padre) en forma coral… Luego con entusiasmo se cantó el Magnificat y también algunas estrofas del salmo Lauda Jerusalem Dominum(…) Mientras el cardenal Touchet de Orleáns empezó a bendecir con el Santísimo a cada enfermo un sacerdote con voz potente aclamaba: Senor, te adoramos, Senor, en Ti confiamos, Senor, te amamos(…), muchos lloraban. Toda la gente al unísono repetía estas invocaciones fuertes y de esa forma testimoniaba su fe en la presencia del Galileo, Jesucristo, Hijo de Dios, y en la veracidad de la fe católica (…) Un cardenal de la Iglesia de Roma a portaba el Santísimo y los sacerdotes de la misma rezaban en nombre del pueblo y con el pueblo. Si en esta ocasión algún enfermo se cura espontáneamente, entonces Dios bajo la especie del pan de trigo está presente y todos los “absurdos” de la Iglesia Católica son una verdad viva y salvadora. El Santísimo Sacramento pasaba lentamente junto a los enfermos que estaban sentados y acostados.(…)
A la noche los de Verdún, antes de la procesión con velas, cantaban: Joanna, Joanna, sancta Joanna, ora pro nobis. La procesión en sí era maravillosa… Después de esa procesión nocturna todo el pueblo mantenía las velas encendidas, como si portara tulipanes en las manos, y cantaba entusiasmado el Credo. Cerca de cincuenta mil peregrinos bajaron las velas cuando el canto llegó hasta las significativas palabras: “et incarnatus est de Spiritu Sancto ex Maria Virgine et homo factus est” (se encarnó de la Virgen María por obra del Espíritu Santo y se hizo hombre). Las velas se volvían a levantar con entusiasmo hacia las estrellas y cuando el canto llegaba hasta als palabras “et una sanctam catholicam et apostolicam Ecclsiam (en una Iglesia Santa, Católica y Apostólica) era como si este mar ardiente se elevara más de un metro y todo el pueblo despacito y con devoción cantaba estos atributos de la Iglesia: Una, Santa, Católica y Apostólica. Parecía apropiarse tanto de cada palabra que a la siguiente pasaba con dificultad.
!Oh, cuento maravilloso de las iglesias iluminadas, de los ríos y lagos ardientes, de las curaciones milagrosas, de la gente santa que por amor a los demás sacrifican su vida; que maravilloso panorama le ofrece el Padre Celestial a sus hijos!” (Iván Merz, Los milagros recientes de Lourdes. Zagreb 1924.)

El Rosario y la Eucaristía – los amigos más fieles hasta la muerte

“!Si bien la Beata Virgen María no me curó totalmente de la vista – por lo que leo con bastante dificultad – en Lourdes empecé a amar el Rosario que junto a la Eucaristía será el amigo más fiel hasta la muerte.” (Iván Merz, Camino hacia el Sol, II edición 1993.)

Hay que darle a nuestro pueblo la Eucaristía y al Papa

Después de la peregrinación de los miembros de la organización católica “Los Águilas” a Roma en el Ano Santo 1925, el Beato Iván Merz escribió el artículo “Los Águilas en Roma” del cual traemos la parte final.
“Cuándo el Santo Padre en su discurso dirigido a nosotros “Los Águilas” nos dio orientaciones para nuestro trabajo, sentimos toda la grandeza y el significado del Pontificado. Comprendimos: “Los Águilas si desean permanecer en el camino recto y ser un movimiento correcto formando parte de todos los movimientos posibles de la Iglesia Católica, deben ser el movimiento del Papa. La Eucaristía y el Papa deben ser la raíz, la fuente y el principio del movimiento “Los Águilas”. Hay que darle a nuestro pueblo la Eucaristía y al Papa. Los principiantes, los miembros y los superiores, todo en “Los Águilas” debe ser orientado hacia la Eucaristía y hacia el Papa. Y cuando de las alas de “Los Águilas” nazcan nuevos aguiluchos es necesario que el ‘leitmotiv’ de las primeras canciones de cuna de “Los Águilas” sea la Eucaristía y el Papa. La Eucaristía y el Papa deben ser las primeras palabras que los recién nacidos croatas oirán en el pecho materno. Y cuando “Los Águilas” logren que estas dos ideas se transformen en reinas del alma croata, entonces podrán decir con toda tranquilidad junto con San Pablo: “Libré un buen combate’… Ese es el fundamento más fuerte sin el cual todo el trabajo está condenado al fracaso. A esta convicción llegaron de nuevo “Los Águilas” en su peregrinación a Roma”. (Iván Merz,, Los Águilas en Roma , Semanal católico No 13, 1925.)

La fuerza de la generación joven es la Sagrada Eucaristía

“La generación católica más joven hizo un paso hacia adelante. Ella hoy fue alcanzada por las olas de aquellos ríos que salieron de la eterna Roma ya en el ano 1905, cuando el Papa Pío X, de feliz memoria, publicó el breviario sobre la frecuente y diaria Eucaristía. Las generaciones jóvenes cultivan un amor fervoroso hacia Nuestro Salvador que siempre está con ellas en Santa Comunión; de allí extraen toda su fuerza para actuar y para su apostolado. Mientras que las generaciones anteriores debían afianzar el cristianismo sobre las tesis apologéticas y demostraban una gran valentía al combatir contra la avalancha del liberalismo, la nueva generación es más tranquila; ella está en un continuo e íntimo contacto con Jesús, que reina y gobierna en las almas.” (Ivan Merz, De la historia de “Los Águilas.” Semanrio Católico”.)

La Sagrada Eucaristía nos da una fe fuerte

“La verdadera amistad se funda solo en la fe en las verdades eternas (…) Cada miembro puede tener amigos sólo entre los católicos convencidos. Si empieza a juntarse con los adversarios debe ser consciente de que a cada instante de su vida es apóstol entre ellos, representante de Jesucristo de quien él da testimonio. Ese hombre debe tener una fe fuerte, que proviene de la Sagrada Eucaristía y la penitencia (…) El será consciente de que con sus propias fuerzas no puede convertir a nadie y de que es solamente un instrumento en las manos de Dios a quien se somete
humildemente.” (Iván Merz, Adquisición de los nuevos miembros. – La Luz No 1-2, 1923.)

El pueblo pudo entender mejor la Sagrada Eucaristía después de los milagros de Jesús con los panes

“A la actividad socioeconómica de los católicos pertenecen todas aquellas instituciones que tienen como fin ayudar materialmente a la gente, especialmente a aquellos niveles que sufren. A esta actividad pertenecen los sindicatos católicos obreros, distintas asociaciones de beneficencia, seguros, etc. Cuando Jesús subió a la montana y vio a su alrededor a la muchedumbre con hambre, tuvo compasión. Su corazón sintió al mismo tiempo dolor por la gente hambrienta y más aún sintió que la gente estaba hambrienta de Verdad. Con eso Jesús logró un fin espiritual y sobrenatural: la gente conoció al Profeta y al Mesías prometido y más tarde pudo comprender mejor el misterio de la Sagrada Eucaristía. Ese método de Jesús sirve de ejemplo a aquellos católicos que se dedican a las actividades económicas. La obligación de los católicos de establecer distintas instituciones económicas, sindicatos, asociaciones, etc., y de esta manera comprometerse en las actuales obras de caridad. Pero esto no es suficiente; esto también lo practican aquellos que no son cristianos. Los católicos deben realizar estas obras de caridad y obtener a través de ellas los bienes espirituales; deben procurar que el pueblo que disfruta de los beneficios de las instituciones económicas católicas ame el Evangelio social de Cristo.” (Iván Merz, Acción Católica Socioeconómica, Semanario Católico, No 18 1927.

Cada editor debe ser incluido en el movimiento eucarístico
y consagrarse al Corazón de Jesús

El Beato Iván Merz pensaba fundar un diario católico tomando como modelo el diario “La Croix”. Ya había elegido el título, “El emblema de Cristo”. También había escrito las reglas para los editores en las que se notan sus serias exigencias relacionadas a la vida espiritual de los miembros de la redacción. Aquí traemos sólo una parte de las mismas.
“Cada redactor debe convencerse de que no podrá progresar y no podrá convertirse en director espiritual de sus lectores si se excluye del movimiento eucarístico y si no se consagra al Sagrado Corazón de Jesús que en este momento es uno de los factores más fuertes en la recristianización de la sociedad. Debido a que el hombre es demasiado débil y puesto que los consejos generales raras veces producen frutos concretos, es necesario exigir a cada redactor laico que se comprometa a cumplir los siguiente mientras sea miembro de la redacción: 1 – Consagrarse al Sagrado Corazón de Jesús, comulgar los nueve primeros viernes; 2 – Comulgar al menos dos veces al mes.(se recomienda comulgar los domingos) 3 – Realizar el exámen de conciencia diario; 4 – Dedicar al menos media hora diaria a la meditación, la oración y la lectura espiritual….; 5 – Rezar diariamente la oración “Ven Espíritu Santo”; 6 – Al menos una vez a la semana ayunar pidiendo por el éxito del movimiento católico; 7 – Procurar tener un confesor permanente; 8 – Participar al menos una vez de los retiros espirituales; 9 – Cuatro veces al ano junto con sus colaboradores y de ser posible también con el personal de maestranza comulgar juntos y ofrecer la comunión por sus colegas difuntos, por las vocaciones sacerdotales y por el éxito del movimiento católico; 10 – Antes de comulgar juntos rezarán también juntos el Vía Crucis; 11 – Si percibe alguna crítica importante relacionada a la publicación en la que se critica algo por no estar de acuerdo con el Espíritu de la Iglesia pedirá consejo a su director espiritual.” (I. Merz, El proyecto del reglamento para el diario católico y su redacción., manuscrito, Archivo)

La Santa Comunión es la condición esencial para la integridad de la Misa

“Si queremos vivir la Eucaristía, es decir que cada acto litúrgico adquiera su verdadero sentido y cada oración actúe en el alma de la manera que corresponde, nosotros también debemos vivir aquello que vive el sacerdote en el altar. Solamente de otra manera: la participación litúrgica en la Santa Misa no sólo es la mejor manera de prepararnos para recibir la Sagrada Comunión, como ya hemos dicho antes, sino que la Santa Comunión en relación con la Santa Misa es su parte esencial. La costumbre entre nosotros es que en la mayoría de los casos la Santa Comunión para los fieles se reparte también después de la Misa, pero nosotros la tenemos que incorporar en nuestras oraciones y así procurar comulgar también siempre que participemos de la Misa. Cuando no es posible recibir la Comunión hay que reemplazarla de todas maneras con la Comunión espiritual. De esa manera casi sin advertirlo nos acostumbraremos a la Comunión frecuente, es decir diaria, y si así lo hicimos hasta ahora, esta costumbre practicada de este modo será mucho más fructífera. Y esto estará de acuerdo justamente con el espíritu de las conclusiones del congreso eucarístico cuya práctica ha de ser muy deseada por cada hermana del movimiento.” (I. Merz, Rinconcito litúrgico, rama femenina, Zagreb, septiembre de 1923).

?Por qué apurarse si el hombre alaba a Dios por quien ha sido creado?

El día 27 de diciembre de 1923, fiesta de San Juan Evangelista, el Beato Iván organizó “una excursión litúrgica” al monasterio trapense de Reihenberg (Eslovenia) para los jóvenes, miembros de la Congregación Mariana. El objetivo de la excursión era experimentar la sublimidad litúrgica en un convento contemplativo. Después de la excursión publicó un extenso artículo titulado:”En el seno de la Liturgia” del cual traemos algunos recortes:
“Después de largas oraciones comienza la solemne Misa conventual. !Qué solemnidad! Todo se hace muy despacio para que uno sienta el pulso de la eternidad. ?!Por qué apurarse cuando se glorifica a Dios por quien todo fue creado?! El hombre ha alcanzado a su fin, solamente a Él debe contemplar. ?Sobre qué meditamos en voz alta con música? ‘En medio de la Iglesia abrió su boca; todos los reyes y todos los siglos han escuchado su Evangelio en el que habla con sabiduría y prudencia divinas’ Y realmente Juan es genio del Espíritu; el mismo Espíritu Santo habla por medio de él (…) Oremos por eso para que el Senor ilumine a su Iglesia y que ‘iluminada por la doctrina de San Juan Apóstol y Evangelista alcance los tesoros eternos.’ (…) Especialmente durante la extensa melodía ‘multiplicabitur’ – se multiplicará – sin querer me acordé de los “Águilas” croatas que hace poco eligieron a San Juan como protector. Realmente su linaje se multiplicará; cada Águila se debe convertir en un pequeno Juan que lo seguirá en su pureza, descansará en el Sagrado Corazón y como el águila volará hasta las inalcanzables alturas de las divinas ideas. De las otras partes de la Misa no hablaré. Estuvimos muy alegres porque participamos por primera vez en una Misa en la que existe un contacto vivo entre el sacerdote que celebra y el pueblo que contesta.” (Iván Merz, En el seno de la Liturgia, La educación croata, No 12, 1924).

Santo sacrificio centro de la vida cristiana
De la introducción al devocionario para ninos y jóvenes

“Todo el devocionario es litúrgico; está concentrado en la Santa Misa y el Ano Litúrgico está representado por los himnos más hermosos. Muchas imágenes acompanadas de versos son de gran valor pedagógico y despiertan en los ninos la comprensión de la Santa Misa. Además de la parte litúrgica el devocionario contiene las principales letanías, oraciones y canciones litúrgicas populares. Todo está preparado para los jóvenes que después de este devocionario podrán seguir mejor el misal completo. Dios quiera que muchos ninos que lo utilizarán sientan la vocación para llegar un día a ser los celebrantes divinos y que este pequeno misal forme a una generación que no se aburrirá en la Misa sino que comprenderá que el Santo Sacrifico es el centro de la vida cristiana.” (Iván Merz, Jesús amigo de los pequenos, Periódico católico No 43, 1925).

Sostén de todo apostolado:
millones de Santas Comuniones blancas de cada día

“La sangre romana corre por nuestras venas. Además de eso todos nosotros nos amamantamos en la leche de la Acción Católica… Con los miembros de la Acción Católica Internacional hicimos las procesiones jubilares de indulgencia, con ellos estuvimos juntos en la Misa papal, recibimos a Jesucristo Nuestro Senor y Dios. Y las partículas de su Cuerpo Místico se han reunido más íntimamente en torno a su Cabeza, la Sangre de Cristo corría en nuestras venas. La luz iluminó nuestro espíritu con una gran idea: el misterio de esa gran renovación de los jóvenes de la Acción Católica Internacional es la Santa Comunión frecuente y diaria. La Acción católica, o como se llame la colaboración organizada de los laicos con la jerarquía en el Apostolado Católico Social, tiene como fundamento millones de blancas comuniones diarias. Eso es el fundamento sobre cual se eleva el edificio de “Los Águilas”… (Iván Merz, “Los Águilas en Roma, Periódico Católico, No 13, 1925).